[VIDEO] Estudiante de medicina se burla de los gritos de una mujer pariendo a un bebé y pidiendo ayuda

Hace algunos días, una estudiante de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicó en su cuenta de Twitter un video mientras una adolescente se encontraba en trabajo de parto.

En el registro, aparece la alumna identificada como @DraMalinka posando semi sonriente ante la cámara de su celular, mientras se escuchan gritos de una mujer que está pariendo a un bebé y pidiendo ayuda. “Bienvenidas a todas las señoras de 15 años con 3 de dilatación”, escribió en tono de burla.

El post de Alinka García (nombre de la estudiante) se viralizó rápidamente, generando indignación entre los usuarios por la violencia obstétrica expuesta en el registro. Ante el repudio, “Dra Malinka” se vio obligada incluso a borrar su perfil.

Sin embargo, los internautas no son los únicos que se molestaron con el video. La propia Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México aseguró que tomará acciones en el caso.

Hasta el momento, la UNAM no ha comunicado qué acciones tomará.

Violencia obstétrica

Las acciones de la estudiante corresponden a un caso de violencia obstétrica. Así lo establece el colectivo chileno Basta de Violencia Obstétrica, quienes establecieron un listado con las acciones que son consideradas como tal.

“Es cualquier tipo de maltrato ejercido desde las instituciones y el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad”, establece la organización, según contó BioBioChile hace un tiempo.

En tanto, se considera violencia obstétrica:

– Trato deshumanizado hacia las mujeres en la atención de salud pública o privada.
– Abuso de medicación o negación de ésta cuando la paciente lo solicita o requiere.
– Cualquier tipo de regaño, burla, ironía, amenaza, insulto o juicio subjetivo que no tenga que ver con ayudar al paciente sino más bien con humillarla, coartarla y/o minimizarla.
– Limitar y manipular la información solicitada por la paciente; desde no aclarar los tipos de anticonceptivos existentes hasta su estado de salud, todo como expresión de un trato jerárquico que no permite a la mujer decidir libremente sobre su cuerpo.
– Insensibilidad al dolor o a las enfermedades femeninas por parte de los sistemas médicos.
– Omitir la atención oportuna y eficaz en las emergencias obstétricas.
– Obstaculizar el apego precoz sin que existan razones médicas urgentes y justificadas.
– Acelerar un parto de bajo riesgo sin una razón justificada o practicar una cesárea sin el consentimiento expreso de la mujer, existiendo los medios y condiciones para hacerlo de manera normal.
– Realizar interrupciones de embarazo e incluso esterilizaciones, ambas de manera forzada.
– Utilizar a la mujer como recurso didáctico sin antes aplicar el protocolo de consentimiento informado, entre otros.
– Realización de Intervenciones sin el consentimiento de la mujer o sus cercanos y que pudieran atentar contra su salud y/o derechos humanos.

Lee también:  Comenzaron las redadas en Estados Unidos para arrestar a miles de inmigrantes indocumentados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<