La próxima vez, el cambio sorprenderá al país en uno de los peores momentos de la crisis sanitaria. El sábado 3 de abril, exactamente a la medianoche, todos los relojes deben retroceder una hora para iniciar el horario de invierno. Así lo determina el Decreto Supremo No. 1286 (de 23 de noviembre de 2018) del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, que indica que el nuevo huso horario se extenderá hasta el 4 de septiembre de este año.

Para el especialista en relojes biológicos John Ewer, investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de la Universidad de Valparaíso, este nuevo cambio de hora ayuda. “Si ahora amanece poco antes de las ocho de la mañana, después del cambio de hora, el sol saldrá alrededor de las siete de la mañana. El amanecer marca el comienzo del día para su cuerpo, por lo que si su día biológico comienza antes, puede conciliar el sueño más temprano y, por lo tanto, dormir más. Los beneficios comenzarán el mismo domingo, porque esta noche tendremos la oportunidad de dormir una hora más – dice.

El sistema inmune

Además, el Dr. Ewer advierte: “El impacto de la pandemia fue fuerte con muchas consecuencias emocionales, y reducir la falta de sueño ayuda con esto. Pero también es beneficioso para nuestro sistema inmunológico: si duermes menos, tienes un sistema inmunológico más débil. Se conoce desde hace mucho tiempo, se ha estudiado con la gripe. Sin embargo, en el contexto del coronavirus, se realizó un estudio en China con dos grupos de pacientes de Covid-19, los que dijeron que dormían bien y los que durmieron mal. Del grupo que durmió mal, el 10-20% fue a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), mientras que de los que durmieron bien, ninguno fue a la UCI y faltó un promedio de doce días antes del hospital.

El investigador añade que “aunque el estudio se realizó en un grupo reducido de personas, sigue estando de acuerdo con lo que siempre se dice de que el sueño es importante para el sistema inmunológico”. El mal sueño afecta la inmunidad, el estado de ánimo y también se asocia con trastornos depresivos. Debes intentar dormir lo más posible, y una forma de mejorar tu sueño es levantarte temprano, porque de esa manera tu cuerpo termina el día antes y puedes dormir más por la noche.

El profesor Ewer sostiene que usar luz artificial en nuestros hogares o mirar las pantallas de teléfonos celulares, computadoras o tabletas hace que perdamos las horas de sueño que son esenciales para nuestra salud.

“Vivir con luz artificial tiene un efecto muy perjudicial sobre nuestro sueño, inhibe la producción de melatonina (la hormona del sueño), retrasando el conciliar el sueño”.

recomendaciones

El investigador aconseja limitar la exposición a la luz artificial por la noche y la exposición a la luz solar por la mañana: “Es importante que sea la luz del sol. No porque sea natural, sino porque es una luz muy fuerte y la exposición durante media hora por la mañana es muy buena. Sal a la terraza, al jardín, a cualquier lugar, ya que esto te permitirá acelerar el reloj biológico. Y cuando llegue la noche, evita el uso de luz artificial, especialmente de las pantallas y los teléfonos móviles, ya que producen luz con un importante componente azul, que afecta en gran medida tu reloj biológico. De esa forma, podrán dormir más temprano y, por lo tanto, más tiempo “.

Santiago de Chile, 31 de marzo de 2021
El Federal Online / uv.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *