El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro ha vuelto a sus viejos hábitos como peón de la política estadounidense en América Latina.

En días pasados, el presidente de Bolivia, Luis Arce, durante su visita a México, afirmó que el titular de la denominada Washington Colony Ministries no interviene en los asuntos internos de estos países.

“Es una convergencia de criterios que una persona que actúa en representación de una institución como la OEA no puede inmiscuirse en los asuntos internos de nuestros países”, dijo Arce en conferencia de prensa en La Paz luego de regresar de México. criterio que coincidió con el del presidente de la nación, Andrés Manuel López Obrador.

El presidente de Bolivia destacó “el papel de injerencia que jugó esta organización al frente de Almagro”.

“ Tuvimos esta interferencia clara, tan obvia ”, continuó Arce, en clara alusión al comunicado del Secretario General de la OEA sobre la crisis que vivimos en Bolivia en 2019 y el reciente encarcelamiento de la ex presidenta interina Jeanine Áñez.

También argumentó que el tema sería discutido en “todos los foros necesarios” para ver si otros países estaban de acuerdo con la posición de Bolivia y México y luego “tomar las acciones recomendadas”.

Algunos análisis nos recuerdan que las actuaciones de un funcionario, tildado por diversas fuentes como agente de la CIA estadounidense, pueden determinar su voluntad de seguir siguiendo el escenario de la Doctrina Monroe, o más bien de seguir todo lo que diga la Casa Blanca contra los gobiernos del rebaño que se marcha. región.

Las posiciones de Almagro están dirigidas contra Cuba, Venezuela, Nicaragua o cualquiera que no esté de acuerdo con la política estadounidense.

Tras ser reelegido titular de la OEA en marzo de 2020, Almagro recibió nuevos golpes, especialmente cuando el diario estadounidense The Washington Post informó que expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) revelaron que “ no hay evidencia estadística de fraude en las elecciones en Bolivia “.

Según el post de la época, Almagro no se comportó puramente en Bolivia y las mentiras presentadas en los medios vinculados al conservadurismo jugaron su papel, con Evo Morales y García Linera apareciendo inicialmente como mentirosos.

Al de Bolivia, hay que sumar los continuos fracasos en sus intentos de derrocar al presidente Nicolás Maduro e intervenir militarmente en Venezuela.

Lo ocurrido en la nación andina descalifica la conducta e informes del sujeto, así como su evidente alianza con Washington y la ley de Bolivia para derrocar a Morales y su Movimiento por el Socialismo en noviembre de 2020.

La OEA, establecida en 1948 cuando se firmó su Carta en Bogotá, Colombia, entró en vigencia en diciembre de 1951. Y desde entonces, Estados Unidos la ha utilizado a voluntad y de acuerdo con su política.

Las reglas de la Carta son letra muerta que hay que romper constantemente y solo existen cuando la Casa Blanca quiere cambiar lo que no les conviene, lo que recibe la aprobación del actual Secretario General.

El principio de “promover y fortalecer la democracia representativa respetando el principio de no intervención” ha sido violado, y gran parte de él no ha sido reconocido por las regiones de Guatemala, República Dominicana, Panamá, Cuba y, más recientemente, Bolivia.

Según analistas, la OEA bajo el liderazgo de Almagro a menudo interviene en los asuntos internos de América Latina, y no fue de extrañar que el uruguayo recibiera elogios del exsecretario de Estado Mike Pompeo, quien lo describió como un “ verdadero defensor de la libertad ”. en Latinoamérica “.

En su servilismo, al que algunos en la región llaman “el perro faldero”, el titular de la OEA se sumó recientemente a los ataques de sectores conservadores y cubanoamericanos, acusando a Cuba de utilizar “el terrorismo de Estado contra quienes piensan lo contrario”.

Almagro asistió a una conferencia de prensa virtual organizada por una organización creada por Washington, Cuba, junto con José Daniel Ferrer, un mercenario que encabeza la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), una organización financiada por Estados Unidos para impulsar la supuesta oposición en Cuba.

Washington, 27 de marzo de 2021
El Federal Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *