La posibilidad de posponer las elecciones por la pandemia del Covid-19 reúne hoy un debate de políticos, médicos y científicos pimiento rojo apenas dos semanas antes de estas importantes elecciones.

El 10 y 11 de abril, más de 15 millones de chilenos deberán votar en “megaelecciones” para elegir gobernadores regionales, alcaldes, concejales y los 155 miembros de la convención que redactará la nueva constitución del país.

Sin embargo, muchos temen que estas consultas se vean socavadas por la pandemia Covid-19 en medio de la segunda ola y con tasas de infección muy altas, casos activos, muertes y hospitales sobrepoblados.

La víspera, el ministro de Sanidad, Enrique Paris, al ser interrogado al respecto, dijo que “de momento, con los datos que tenemos, no anunciaremos ningún cambio”.

Recordó que se tomaron medidas como fijar una votación en dos días, dar preferencia a los ancianos y discapacitados en las elecciones, vacunar a los miembros de la mesa y activar los protocolos de salud que entraron en vigencia en el plebiscito del 25 de octubre de 2020.

Advirtió, sin embargo, que “la opinión de salud será remitida directamente al Presidente de la República cuando tengamos que tomar tal decisión, pero lo que más nos interesa es adherirnos a los protocolos de votación”.

La presidenta de la Facultad de Medicina, Izkia Siches, insistió en que se analice con detenimiento la situación epidemiológica y se tomen las medidas adecuadas para que las elecciones puedan celebrarse o retrasarse durante varias semanas hasta que se logren mejores condiciones.

En declaraciones al semanario El País, el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, indicó que debe prevalecer sobre el criterio sanitario-político porque “es un proceso electoral que está muy avanzado, ya pospuesto, y para el que recursos y más tiempo para la propia votación.

Dijo que si las medidas fueran estrictamente aplicadas, no tendrían que aumentar el efecto contagio, que no fue el caso en el plebiscito, y destacó que “si se decide posponer, con lo que no estoy de acuerdo hasta ahora, todos los problemas deben estar relacionado con el financiamiento, la credibilidad y los procesos electorales que siguen.

Tomas Hirch, diputado del Partido Humanista, muy crítico con el gobierno, dijo que los criterios para mantener o cambiar la fecha “deben anteponer la salud de la población, lo que el gobierno no ha hecho hasta ahora”.

Por su parte, la diputada socialista Maya Fernández coincidió en que la valoración debe ser sanitaria y destacó el papel que la Facultad de Medicina y los expertos en salud deben tener en esta decisión, ya que “las opiniones políticas no deben estar por encima del análisis y recomendaciones de los expertos”.

Santiago de Chile, 26 de marzo de 2021
El Federal Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *