La llegada de 18,890 niños migrantes no acompañados a la frontera sur de los Estados Unidos en marzo fue un récord de un mes para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Según CBP, este número, el más alto desde principios de 2009. En un cálculo mensual similar realizado por las autoridades de inmigración de Estados Unidos, aumentó a más del doble el número de menores en cuestión en febrero del año pasado.

Aparte de esta situación, que se vuelve cada vez más compleja a raíz del flagelo del COVID-19, la administración del presidente Joe Biden evita hablar de una crisis divisoria con México, al igual que su predecesor, Donald Trump.

Un total de 172,333 inmigrantes ilegales fueron interceptados por agentes fronterizos el mes pasado, según cifras actualizadas por CBP el jueves, un aumento del 70,6 por ciento desde febrero.

De estos, 168,195 fueron capturados cruzando ilegalmente suelo norteamericano y 4,136 llegaron a cruces fronterizos, donde en muchos casos resultaron inaceptables.

Hace tres días, una encuesta reveló que dos de cada cinco estadounidenses no aprueban la reacción de Biden ante la llegada de estos niños a la zona fronteriza.

Al mismo tiempo, una encuesta de la agencia de prensa Associated Press (AP) y el Centro de Investigación de Asuntos Públicos NORC mostró que el 24% de los consultados apoya el liderazgo del presidente en este tema y el 35% no tiene una opinión sobre el respeto.

Para el 59% de los consultados, el servicio de los más jóvenes debería ser una prioridad absoluta, y el 65% opina lo mismo que la reunificación de familias divididas en la frontera.

La Autoridad Palestina recordó que Donald Trump impuso fuertes restricciones a la inmigración, separó a niños y padres, dificultó el otorgamiento de asilo y promovió, entre otras cosas, construcción de un muro fronterizo.

La agencia de noticias Biden intenta abordar el problema con más compasión y un sistema más estructurado y coherente, pero su administración se ve abrumada por la afluencia masiva de inmigrantes, especialmente menores no acompañados.

Según una encuesta, el 42 por ciento de los estadounidenses apoya el enfoque general del presidente hacia la inmigración y el 44 por ciento apoya su política de seguridad fronteriza.

Sin embargo, estas cifras son inferiores al 61 por ciento, lo que respalda la permanencia general de Biden y los datos sobre otros temas, como hacer frente al COVID-19 y la recuperación económica.

Realizado del 26 al 29 de marzo y diseñado para ser representativo de toda la población de Estados Unidos, el estudio incluyó a 1,166 adultos y tiene un margen de error de 3.6 puntos porcentuales.

Washington, 9 de abril de 2021

El Federal Online / Prensa Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *