QUILPUÉ (laRazon.cl) – El extenso currículum de Cristina sobresale en su trabajo inicial en Quilpué, urbanización y construcción de carreteras en el barrio de Valencia, seguido de 20 años de trabajo en CODELCO, participando en diversos proyectos de ingeniería, en Teniente y Chuquicamata.

Cuando regresó del norte en 2006, dice que compró la casa en la que ahora vive y enfrentó la invasión de bienes raíces directamente allí. Su casa, construida sobre un cerro en Quilpué, en un pueblo de casas frente a un gran cerro, limitado a 4 pisos. Sin embargo, una empresa constructora cortó el cerro para planificar un edificio de 22 pisos con la aprobación del ayuntamiento. Fue entonces, con toda su pericia, que Cristina Olavarría inició una larga lucha para revertir la medida, logró evitar que se construyera un edificio en el solar, pero los daños fueron provocados y el corte del cerro repercutió en el sistema de alcantarillado y afectó la seguridad estructural del sector.

En la demanda, el especialista se enteró de los laberintos burocráticos de la Dirección de Obras y del MINVU, explicando cómo el municipio incumplió metódicamente con el Plan Regulador Regional PREMVAL, favoreciendo a las empresas inmobiliarias al destruir los terrenos del municipio y otros municipios vecinos como Belloto. . Cristina Olavarría se convirtió en una pulga en el oído del alcalde de Viñambres y ella, junto a otras mujeres, recibió un gesto grosero del alcalde descontrolado que, al infringir la normativa, pretendía favorecer a las autoridades del predio.

Cristina Olavarría Simonsen ha asesorado generosamente a numerosas organizaciones territoriales del municipio, convirtiéndose en la líder de Marga Marga, el soporte técnico de las luchas de los municipios con los abusos y la corrupción del municipio anterior. La lucha actual es trabajar juntos para que la alcaldesa Valeria Melipillán pueda revertir proyectos que, por sus orígenes, son viciados, aunque siguen vigentes.

En su primera entrevista con Diario La Razón, Cristina Olavarría explica cómo ocurren las violaciones y cómo la sociedad no puede reaccionar ante los abusos, que siguen siendo un hecho consumado que afecta a la comunidad.


Fundación del diario La Razón es una organización sin ánimo de lucro con el objetivo de “promover el desarrollo de la buena práctica periodística y promover la libertad de expresión, opinión e información desde una perspectiva de derechos humanos”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *