“Devuélveme MI casa” – larazon.cl


Daniel tenía una buena situación económica, su trabajo en temas mineros le permitió adquirir una hermosa casa en el sector San Joaquín de La Serena (calle Álvaro Casanova) en un barrio de clase media con altas plusvalías. Los dividendos que tuvo que pagar al banco no fueron un problema ni los aportes, pero por dificultades económicas tuvo que alquilar una casa y mudarse a un departamento unos años después. más barato, ahí es donde comenzó el drama del arrendamiento.

Autor: Dra. (C) Mariela López Medrano – El periodista.

“La persona que se hizo cargo de mi casa tenía un amigo que firmó un contrato de arrendamiento, pero esa persona nunca vivió en ella. Desafortunadamente, un amigo falleció hace un mes. El inquilino ilegítimo, además de no salir de la casa ni pagar el alquiler, debe más de un millón de pesos en facturas de agua y luz ”, dice Daniel. El juicio (Rol 1458 de 2021 2 JL de La Serena) tomará meses, debido a la pandemia, no se cortan los servicios básicos al ocupante ilegal, el usurpador también tiene una firma auditora instalada en el primer piso de la casa (Praus Auditora SA), alquila habitaciones, organiza fiestas ruidosas y tiene problemas con todos en el sector.

No es necesario, es un abuso

Antes de la pandemia, los tribunales registraban 60.000 al año. denuncias, y ahora la situación se está intensificando y multiplicándose de un tribunal a otro. Hay propietarios que están completamente indefensos, porque los inquilinos simplemente no quieren pagar el alquiler; Parecen saber que la ley actual no es tan estricta y los protege en detrimento de los propietarios, que a menudo no necesitan vivienda o problemas económicos, sino simplemente abusos.

Esta situación podría cambiar drásticamente si el Congreso aprueba una ley conocida como “Devuélvame mi casa”, patrocinada por el congresista Gonzalo Fuenzalda. Este anteproyecto modifica el Código de Procedimiento Civil para incluir una medida cautelar para la restitución anticipada de bienes en juicios precarios así como la rescisión del contrato de arrendamiento y cancelación del depósito.

En definitiva, si se aprueba la ley, se podrá acelerar la expulsión de inquilinos que no respeten rentas, servicios básicos o que hayan provocado algún deterioro, recuperando así el local ocupado.

El parlamentario dice que hay “casos dramáticos en los que los inquilinos han estado tratando de recuperar sus casas durante años; otros que deben millones de facturas de agua y electricidad y no son propietarios adinerados donde pueden permitirse esperar. Muchas personas dependen de los ingresos para sobrevivir, incluso los adultos mayores que reciben una pensión mínima y viven con familiares alquilan su propiedad para tener ingresos adicionales y no pagar el alquiler ”, sumiéndose en la catástrofe económica, emocional y social que en ocasiones les lleva a la muerte. .

El laberinto de la actual ley de arrendamientos

Abogado de Simón Bloomfield del Despacho Jurídico Bloomfield y Cía. Explica la situación actual y confirma que la ley de arrendamiento de inmuebles municipales se basa en una base muy antigua, del Código Civil, que un arrendamiento es simplemente un pago por el uso y uso de algo. El arrendador puede pedirle que la compre por una variedad de razones: falta de pago, falta de pago de los gastos conjuntos o cuando el arrendador quiere vender la casa o vivir en su apartamento, sin embargo, el proceso de arrendamiento puede extenderse y hay varios factores por los que se puede ampliar.

Primero, el inquilino o usurpador debe ser notificado y hecho personalmente bajo el procedimiento de un proceso civil. El comisionado que hace la notificación generalmente no encuentra personas porque llegan en horario comercial o porque no están abiertas. Luego tienes que volver a ir, para eso necesitas el permiso del juez, y se pierden semanas durante este tiempo. Y esto es sólo el principio.

Luego se lleva a cabo una audiencia de conciliación entre el inquilino y el propietario para tratar de llegar a un acuerdo, dependiendo de la carga del tribunal, esta audiencia puede llevar algún tiempo. Cuando finalmente se lleva a cabo una audiencia de conciliación y la otra parte no se presenta, se verifican los hechos, pero el veredicto no es inmediato; esto puede llevar meses.

Si tienes una sentencia favorable, pero la persona no se marchará, deberás ejecutar la sentencia y aplicar un procedimiento incidental llamado ditching. Primero, debe notificar al tribunal sobre los procedimientos incidentales, es decir, presentar el fallo al tribunal y notificarlo nuevamente. El fiduciario luego procede a ejecutar el lanzamiento, lo que significa que se le acompaña un camión, peonetas y el servicio público (Carabineros) para retirar los muebles de la propiedad, debe existir una autorización judicial para el lanzamiento, con fecha y hora. , y toda la coordinación necesaria. Por lo tanto, los ensayos pueden tardar más de un año.

Mientras tanto, ¿qué se puede hacer?

El abogado penalista Cler Leiva señala que hay dos formas de usurpar la propiedad: la incertidumbre civil y la penal. Considera que los casos penales deben continuar una vez individualizados los usurpadores, pero para darle más peso a la denuncia, es mejor contratar a un abogado penalista para que se queje de una usurpación violenta o no violenta. Por ejemplo, se considera violento cuando alguien ingresa a una casa manipulando una placa, o cuando el propietario va a su casa y lo empuja, ignorando sus derechos de propiedad.

Una vez que el fiscal tiene toda la información e identifica a los usurpadores, emite una orden de que necesita que la policía investigadora se presente en la casa para registrar a los que la ocupan. Si el fiscal determina que se ha cometido un delito, solo se solicita un interrogatorio formal. Estos procedimientos pueden durar entre nueve meses y un año.

Actualmente, debido a un estado de emergencia, los desalojos no se manejan con rapidez. Normalmente, el fiscal envía una carta a Carabineros y se toman medidas preventivas contra estas personas: es decir, desalojo y / o expulsión del inmueble.

Pero no es posible, por ejemplo, acudir a Carabineros y ordenar la salida del imputado, salvo que sea una falta grave que se produzca en el momento de la incautación de bienes. “Yo tomé la propiedad, me llamé por la noche y empezamos con los detectives, y como la tomaron en un minuto, fueron desalojados de inmediato”, explica el abogado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *