Domingo de definiciones en Sudamérica

Alain Valdés Sierra

El próximo domingo aparecerán definiciones en el mapa político de América del Sur con las elecciones presidenciales en Perú y Ecuador y las elecciones regionales en Bolivia, procesos de especial importancia para estos países, enfatizan hoy analistas.

Al votar, los peruanos intentarán dar espacio a un gobierno estable y perdurable que está rompiendo el ambiente de la crisis política que derivó en la renuncia de tres jefes de Estado.

El profundo descontento social con el liderazgo del gobierno tomó las calles de miles de personas exigiendo una solución a los problemas económicos y los escándalos de corrupción que terminaron con el mandato de Pedro Pablo Kuczyński, Martín Vizcarra y una semana después su diputado Manuel Merino.

En las votaciones electorales se presentaron dieciocho candidatos, que aspiraban a gobernar por cinco años a partir del 28 de julio, entre los que se destacan la progresista Verónika Mendoza, representante del bloque Juntos por el Perú, y el izquierdista Pedro Castillo de Perú Libre.

Ambos programas contrastan con la agenda del resto de candidatos, tanto de derecha como defensores neoliberales, como Keiko Fujimori, Rafael López Aliaga y Hernando de Soto.

Mendoza aspira a reconstruir una sociedad que necesita deshacerse del peso de dos siglos de vida republicana, marcados por la mala gestión y los abusos, dice el analista Carlos Bedoya.

En cuanto al personaje de Castillo, el dirigente local Ollantay Itzamná lo considera un “fenómeno” en la escena política peruana, por sus orígenes y la visión de la campaña.

Señala que Castillo es “un campesino, líder docente, maestro de escuela primaria rural de las profundidades de los Andes, que con su mera presencia desafía la ética y estética neoliberal del Perú”.

Su discurso, cree Itzamná, radicaliza el lenguaje tradicional de los candidatos en el país, hablando de nacionalización, fortaleciendo el papel del Estado, redactando una nueva constitución y reformas educativas.

En las urnas, más de 25 millones de peruanos con derecho a voto renovarán también el Congreso unicameral de la República en la elección de 128 legisladores de entre más de dos mil candidatos.

Ecuador decide por votación

Los ecuatorianos elegirán a su próximo presidente en una segunda vuelta del economista Andrés Arauz de la coalición progresista Unión por la Esperanza (UNES); y el banquero Guillermo Lasso de la alianza de centro derecha CREO-Partido Social Cristiano.

Arauz apuesta por la integración de América Latina y el respeto a la soberanía de los países, y Lasso defiende la proyección política de la derecha tradicional por tercera vez en la campaña presidencial.

Según los analistas, quien gane las elecciones se enfrentará a la difícil tarea de sacar al país del estancamiento económico y financiero en el que ha sido sumido por la política del presidente Lenín Moreno. El sociólogo brasileño Emir Sader recuerda que Moreno fue seleccionado para asegurar la continuidad del gobierno antineoliberal de Rafael Correa (2007-2017), pero explica, ha traicionado y se ha sumado a una agenda de derecha que fracasó.

Por eso, enfatiza, “los ojos del continente ahora están puestos en Ecuador”.

Más de 13 millones de votantes están convocados a las urnas.

La gestión de MAS se consolida en Bolivia

El próximo domingo, también pasarán a la segunda vuelta para elegir a las autoridades regionales, los departamentos bolivianos de La Paz, Chuquisaca, Pando y Tarija, que, de ser un triunfo del Movimiento por el Socialismo (MAS), lo confirmarían como la principal fuerza política del país y asegurar el liderazgo del gobierno del presidente Luis Arce.

En la primera vuelta electoral, el MAS tomó el control de las gobernaciones de los departamentos de Cochabamba, Oruro y Potosí, además de 240 alcaldes de 336 municipios.

La Habana, 9 de abril de 2021
El Federal Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *