Israel se convierte en el primer país en inocular una tercera dosis


En prisión preventiva quedó un sujeto de nacionalidad china identificado como Xianjun Wang, imputado por el delito de lesiones graves gravísimas tras atacar y herir a un cliente al interior de su local comercial ubicado en la comuna de Recoleta.

De acuerdo a los primeros antecedentes, el hecho ocurrió durante la tarde del domingo. Al activarse la alarma de la tienda, el ciudadano extranjero solicitó revisar la vestimenta de un hombre, quien se negó a hacerlo.

Esta habría sido la causa del altercado que terminó de la peor manera para la víctima. Esto, luego de resultar con su mano izquierda cercenada.

Por su propia cuenta, y conduciendo con una mano, el cliente se trasladó hasta un cuartel policial cercano.

El capitán Luis Felipe Muñoz, comisario de la Sexta Comisaría de Carabineros de Recoleta, explicó que el lesionado fue asistido por personal de salud. Posteriormente, fue trasladado en un carro policial hasta el Hospital San José.

Por su parte, el subcomisario de la Brigada de Homicidios, Vicente Torres, detalló que «tanto víctima como imputado empezaron a agredirse con diversos elementos. Ocasión en que la víctima tomó un hacha con el cual intentó agredir al locatario. Éste tomó un machete y lo agredió en sus manos. Le cortó la extremidad».

Habló la víctima

A modo de aclarar lo sucedido, el hombre que resultó con su mano cercenada rompió el silencio.

Sobre lo ocurrido al interior del local, precisó que «en el momento que yo voy saliendo, él tiene con candado. Abre el candado, y me suena la alarma».

«Me empezó a sacar todo, él me retuvo la billetera, retuvo mi documentación, retuvo mis productos», aseguró, en diálogo con T13.

De acuerdo a su versión, afirmó que «mi intención era intimidarlo para que me dejara salir. En el momento que él empieza se me abalanza con el machete. Yo le sujeto la mano, forcejeamos, él se gira y se me suelta la mano con el machete. Y en la vuelta que se da, me da el machetazo y yo pongo la mano para protegerme la cara, y me voló la mano de una, de un corte limpio. Yo perdí la mano».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *