Los casos sospechosos de Covid-19 que complican al Manchester United


“Por algunos meses esta pregunta ha inquietado a muchas personas: ¿Qué pasó? Acá presentaré exactamente lo que vi y algunos de mis supuestos”.

Así comenzó su relato el guía y montañista Valentyn Sypavin, el primero que halló el cuerpo de Juan Pablo Mohr en el K2 el pasado 26 de julio, en un artículo que recogió el medio Explorers Web.

“Fui el primero en encontrar el cuerpo de JP Mohr y vi dos cuerpos más en el camino hacia la cima hace diez días. Dado que desde esa fecha no han salido a la luz demasiadas circunstancias al respecto, me gustaría compartir mis hallazgos de primera fuente”, relató el ucraniano.

Y detalló que ese se lunes, a las 11 y media de la mañana aproximadamente, comenzó a fotografiar el Cuello de Botella cuando descubrió dos puntos negros en la ruta hacia la cima. Se encontraban a diferentes altitudes y, además, notó que había unas líneas negras que parecían cuerdas fijas.

“Luego de que mis clientes alcanzaran el C4, tomé 100 metros de cuerda y escalé un poco más para facilitar el trabajo en la noche del ataque a la cima”, explicó.

Ahí, Sypavin encontró el cuerpo de Mohr:

“Después de una hora y veinte minutos, alcancé el comienzo de las cuerdas fijas y vi un pedazo de tela amarilla en la nieve hacia la izquierda. Esta no era visible desde el C4. Me dio curiosidad y me acerqué”.

Luego detalló el procedimiento: “Sentí que el pequeño pedazo de tela que salía de la nieve podría estar atado a algo más grande, incluso cuando ningún rastro humano, como crampones o botas, era visible. Tomé una foto y grabé un video de la posición de este pedazo de tela y su relación con el Cuello de Botella y el C4”.

“Tenía conmigo un hacha de hielo, así que comencé a excavar cuidadosamente. Inmediatamente, vi que se trataba de un traje amarillo y negro de la marca The North Face”, agregó.

Snorri y el nacional Juan Pablo Mohr llevaban vestían una chaqueta de esas características el día de su desaparición…

En posición fetal

“Me helé por dentro. Saqué mi GoPro y comencé a filmar mis hallazgos. Al inicio vi el arnés y luego parte de las botas, unas Scarpa 8000. Luego llegué a los crampones Petzl. Estaban desafilados. Después de descubrir que el traje y las botas eran nuevas y que se trataba de un cuerpo, no seguí excavando”, sostuvo el ucraniano.

Y después dijo: “Ya que una expedición especial estaba trabajando en la montaña para encontrar estos cuerpos, decidí que era necesario entregarles esta información lo más pronto posible”.

Más tarde, Sypavin recordó cómo se encontraba el cuerpo:

“El montañista yacía con su cabeza hacia el oeste y sus pies hacia el este. Sus piernas se encontraban en posición fetal. El traje y las botas estaban intactas y no había señales de daño causado por una caída u otra cosa. No había una posición corporal antinatural causada, por ejemplo, por extremidades fracturadas”.

“En su espalda no había cuerdas ni mochila. El cuerpo estaba lejos del Cuello de Botella. Si uno desciende desde el Serac sin oxígeno, le tomaría al menos una hora alcanzar este lugar. Lo más probable es que el montañista se congeló y murió por cansancio”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *