Israel se convierte en el primer país en inocular una tercera dosis


«A mi hija la encontré súper mal, no he hablado con ella, así que no sé realmente qué pasó en la reunión. A mí no me permitieron estar en la reunión».

De esta manera, Elisa Martínez, abuela materna de Tomás, reaccionó tras la reunión que sostuvo su hija con la fiscal regional del Biobío, Marcela Cartagena.

A seis meses del fallecimiento del menor, la mujer lamentó que «siguen sin decir nada, herméticos, no quieren dar respuesta. No sé si no quieren o están haciéndolo de a poco».

Durante el desarrollo de esta cita -en la que también participó el padre del pequeño y los respectivos abogados-, Martínez conversó con Aquí Somos Todos y reveló las complejas horas que vive Estefanía Gutiérrez, madre de Tomasito.

«Desde días antes que le avisan de alguna reunión, ella empieza con mucha angustia, no duerme, no puede comer, no puede estar tranquila. Llega acá a Fiscalía y se va igual o peor, porque llega con alguna expectativa de tener respuestas», indicó.

Además, reconoció que «ella sale muy angustiada porque la revictimizan todo el tiempo. La angustia de haber perdido a su hijo ya es terrible. Es todo terrible».

Consultada sobre la reunión que sostuvieron con el fiscal nacional, Jorge Abbott, el pasado viernes, la mujer reveló que «le expusimos nuestro malestar acerca de las irregularidades del caso. Él igual estaba al tanto de algunas cosas y de otras cosas que no estaba al tanto, igual nosotros le contamos».

«Le hicimos algunas peticiones, que igual esperamos que con el tiempo se hagan», añadió.

En detalle, contó que «siempre hemos querido tener transparencia. Le pedimos eso sobre todo. Que todas las diligencias que nosotros estamos pidiendo, se hagan. Hay muchas cosas que están reservadas. No entiendo yo cuál es el hermetismo, cuál es el secreto o, bien, si es para resguardar que no se filtren las cosas. Supongo que es para eso».

«Tienen que pagar»

«Tuvo una muy buena disposición, nosotras quedamos conformes, tranquilas con lo que conversamos», contó.

Sin embargo, agregó que «yo no estoy conforme con el trabajo que se ha realizado porque no tengo respuestas».

«Se tiene que saber qué pasó con el niño, los responsables y tienen que pagar. No solamente los culpables de la muerte de mi nieto, sino que también todos los responsables de hacer mal su trabajo», finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *