Israel se convierte en el primer país en inocular una tercera dosis


En febrero de 2020, la apertura del Festival de Viña del Mar quiso dar un tributo a todas las víctimas del terremoto ocurrido una década antes, el 27 de febrero de 2010.

El show, transmitido a todo el país por TVN y Canal 13, además de otras decenas de cadenas de televisión en Latinoamérica y el mundo, pudo quedar en un bonito recuerdo si no fuera por la demanda presentada en el 24º Juzgado Civil de Santiago.

Según cuenta La Tercera Sábado, el hombre tras la icónica foto de la bandera Bruno Sandoval Barrera decidió recurrir a la justicia para exigir el pago de 60 millones a los canales de televisión.

La acción presentada busca resguardar sus derechos de imagen, al ser expuesto por casi dos minutos en la transmisión televisiva sin ningún tipo de aviso o consideración.

El monto exigido corresponde a 40 a millones por concepto de “daño moral” y otros 20 por concepto de “lucro cesante”.

Aunque él no es el autor de la fotografía (fue capturada por Roberto Candia para Agencia AP), su cara fue el icono de la tragedia, multiplicándose la instantánea hasta el día de hoy.

Su abogado César Muñoz explicó al matutino que su cliente perdió la oportunidad de obtener ingresos al no ser consultado.

“Los canales debieron ser más cuidadosos (…) podrían haberlo hecho con fotografías de archivo, evitando su exposición sin consentimiento ante más de 250 millones de espectadores en todo el continente”.

¿Qué dicen los canales?

Canal 13 y TVN, los principales aludidos por la demanda, se defienden aludiendo que la acción interpuesta por Sandoval “resulta burda y abusiva”.

“(Que) el demandante pretenda atribuir las ganancias obtenidas ese día por un minuto y 40 segundos, previo al inicio del show, sin fines publicitarios, ni comerciales de una imagen en la que está retratado y que ha sido ampliamente difundida durante 10 años”, dice la respuesta.

Además, aluden a que él mismo la publica constantemente en sus redes sociales bajo el lema de “el hombre de la bandera”.

“La imagen y el acontecimiento que ella retrata deben ser considerados un hecho de interés público”.

¿Qué pasará? Los tribunales tendrán la última palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *