Un insperado reencuentro sorprendió en vivo a Julio César Rodríguez. En un despacho desde el Colegio San Pedro Nolasco de Concepción, el periodista Francisco Sanfurgo conversó con don Jorge Ovando, el auxiliar que lleva 55 años trabajando en el establecimiento penquista donde estudió el animador de Contigo en la mañana.

«Me acuerdo de Julito, era el más regalón. Yo lo iba a dejar a calle San Martín, al negocio de la mamá, pero no se ha acordado de mí, nunca me ha venido a ver a Concepción», avisó de entrada el entrevistado.

Entre risas, JC destacó su buen humor. «Usted se mantiene parecido, oiga», le respondió.

«Todos me dicen lo mismo, ¿será verdad? Siempre que he conversado, he conversado con tu mamá, nomás. Le pregunto por ti y me dice ‘ahí está el hijo’», replicó don Jorge.

«Me han dado ganas de ir al colegio, pero nunca voy en la semana, siempre voy los fines de semana. Me han dado ganas de ir para allá. Igual paso por afuera, pero no es el mismo colegio», aclaró JC.

Sobre los cambios en el colegio, el auxiliar confirmó que «lo único que queda es la entrada del colegio. ¿Te acuerdas? Cuando yo los hacía pasar, cuando llegaban atrasados».

«No se ponga sapo»

«No me acuerdo haber llegado atrasado sí. No se ponga sapo, Jorguito. Son 55 años de lealtad», aclaró Julio César, a modo de broma.

«Él no llegaba atrasado porque la mamá lo venía a dejar. Oye, ¿te acuerdas de tu profesora? Cuando te corriste de clases y te fuiste a meter a otra sala», lanzó don Jorge.

«Buta, don Jorguito. Le llevaron una galleta gritón, jajá. Claro, cómo no me voy a acordar. Era un alumno ejemplar, pero uno tiene sus caídas igual», respondió el animador de Pero con respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *