Israel se convierte en el primer país en inocular una tercera dosis


Parecía que las buenas noticias habían llegado en marzo de 2020, tras un largo tiempo en que el periodista Felipe Vásquez llevaba padeciendo leucemia.

En ese entonces, su pareja, la sicóloga Pamela Lagos, quien ha alcanzado popularidad por sus comentarios en Carmen Gloria a tu servicio (TVN), contó lo «feliz» que estaba por «él había ganado» al cáncer. Junto ello, manifestó su preocupación por la pandemia que recién aterrizaba en Chile.

«Así como él había vivido en una burbuja de vidrio por meses, ahora había que quedarse en casa por nuestras personas amadas», dijo en esos días.

Pero esa «alta médica» solo duró unos meses, hasta agosto del mismo año.

—El cáncer volvió— les dijeron.

Y no solo eso, porque el diagnostico se veía más complicado que en el pasado. «Si la vez anterior había sido difícil ahora era peor: no había quimio que pudiera ayudarlo», relató Pamela Lagos. La única opción era una trasplante de médula ósea.

Una luz

Sin embargo, ante la adversidad, «fuimos afortunados». Y es que un hermano del periodista resultó ser compatible, por lo que en octubre se realizó la operación.

Pero lo que vino tampoco resultó ser muy alentador. Un mes en la UTI y en la UCI, una falla multisistémica y la reiterativa advertencia de los doctores: «Está muy débil, no sabemos si podrá lograrlo».

Finalmente, la vida siguió del lado del Vásquez, quien cuatro meses después pudo volver a su hogar, donde al fin podría pasar tiempo con su pequeña hija de tres años, Amelia.

Eso sí, «estaba en casa, pero inmunosuprimido; ahora la burbuja era en nuestro hogar», relató. «No podía ver a nadie y algo tan normal como una vuelta a la manzana parecía un sueño».

Ahora, cuando ya ha pasado un año desde el regreso de su enfermedad, «sus defensas subieron lo suficiente para vacunarse», contó la sicóloga, «No saben cómo soñaba con eso».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *