SANTIAGO – Con el estallido de la pandemia, la atención médica sin COVID experimentó una disminución significativa en Chile, y las mujeres fueron las que más sufrieron. Así lo demuestra un estudio de Jorge Pacheco, estudiante de doctorado de la Facultad de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

El estudio, desarrollado en conjunto con un grupo de científicos de la Facultad de Salud Pública, analizó datos sobre nueve patologías graves y reveló una brecha preocupante en su diagnóstico entre las mujeres, que estaría relacionada con los roles de género que generaban sobrecarga en el trabajo doméstico y el cuidado. proporcionado por este grupo de la población durante el año pasado.

“Diferencias de género en el acceso al tratamiento en condiciones severas y dependientes del tiempo durante la pandemia de COVID-19 en Chile”. Este es el título de un estudio del Dr. Jorge Pacheco, estudiante de doctorado de la Facultad de Salud Pública de nuestro campus e investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción, artículo que fue publicado el 19 de octubre en una revista internacional. diario Salud Pública de BMC.

El artículo revela un desglose en la atención médica asociada con dos enfermedades cardiovasculares (infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular) y siete tipos de cáncer (estómago, colon, leucemia, linfoma, cáncer de mama, cáncer de cuello uterino y testicular). comparación de datos epidemiológicos proporcionados por FONASA, correspondientes a diagnósticos registrados en 2017-2020.

“En general, estas enfermedades tienden a tener una tendencia relativamente estable que se ve interrumpida repentinamente por una pandemia. Queríamos comparar cómo se veía esta ruptura en los diferentes subgrupos. Nos dimos cuenta de que esta pausa y esta caída eran más importantes para las mujeres ”- dijo la científica y médica de familia.

Según los datos, en el caso del cáncer colorrectal, el diagnóstico entre mujeres desciende un 10,5%. En términos absolutos, el diagnóstico de cáncer cervicouterino y displasia cervical disminuyó en 5.185 casos y el diagnóstico de cáncer de mama se redujo en 2.931 casos en el período epidemiológico analizado. Cuando se incluyen gástrico, colorrectal, leucemia y linfoma, hubo 1352 diagnósticos adicionales menos en mujeres que en hombres.

“Lo que más nos llamó la atención fue que la mayor afectación de las mujeres fue extensa, no fue un descubrimiento que vimos en una enfermedad, sino en todas. Esto nos hizo pensar que había factores relacionados con los roles de género que dificultaban el acceso de las mujeres a la atención médica ”, explicó el Dr. Pacheco.

En un intento de hipotetizar esto, los investigadores encontraron que la fecha en que hubo un marcado declive en la atención médica de las mujeres coincidió con el cierre de la escuela el 15 de marzo de 2020, cuando también se inició la acción. restricción del movimiento humano. “En sociedades como la nuestra, donde los roles de género están claramente divididos, este hito afectó significativamente a las mujeres ya que aumentó la carga de la atención domiciliaria, provocando más dificultades para acceder a la salud”, concluyó la investigadora.

En la misma línea, el investigador de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Chile y coautor de este estudio, Dr. Cristóbal Cuadrado, destacó que “el sistema de salud chileno, así como otros del resto del mundo, exhiben importantes Sesgo de género al explicar la accesibilidad a los servicios de salud. Por ejemplo, la literatura nacional e internacional muestra que las mujeres tienden a acceder más tarde y es menos probable que reciban un tratamiento de alta calidad para el infarto de miocardio. Este tipo de fenómeno se explica por una serie de fallas que comienzan con la estructura de la formación médica y las formas de construir sistemas de salud que se vuelven más accesibles para los hombres que para las mujeres. Y en el contexto de una pandemia como COVID-19, estos prejuicios se ven agravados por fenómenos emergentes.

El informe analizó la cantidad de bonos electrónicos emitidos por IMED entre enero y agosto

Con base en lo anterior, el Dr. Cuadrado subraya que “es sumamente importante que el sistema de salud chileno adopte ampliamente la perspectiva de género. Hay una tarea por hacer que viene mucho antes de una pandemia, y una pandemia muestra de una manera mucho más aguda las consecuencias que tiene.

Estrategias para cerrar brechas

Según datos manejados por médicos de la Facultad de Salud Pública de la U. de Chile, en 2020 habría alrededor del 30 por ciento de personas que deberían ser diagnosticadas con cáncer, y no. Esto se suma a los diferentes tipos de atención médica que no se han brindado como resultado de la pandemia. En el contexto actual, los expertos describen posibles medidas para superar las cifras y cerrar las brechas de salud que quedan para 2020.

“Proponemos que los servicios de salud sean sensibles a estas barreras de acceso emergentes durante la pandemia, que consideren que las mujeres han tenido mayor dificultad para acceder a ellas y por eso traten de ponérselos lo más fáciles posible. tiene la intención de realizar chequeos preventivos pendientes, dijo el Dr. Pacheco, quien explicó que los tipos de cáncer que más se diagnostican con muerte son los que se detectan con pruebas como endoscopia, colonoscopia, mamografía y Papanicolaou.

Priorizar el acceso a las mujeres, encontrar pacientes que no se hayan sometido a un cribado en atención primaria y ampliar los horarios de atención son solo algunas de las medidas recomendadas por los expertos. Además, recomiendan reducir el copago de los pacientes de Fonasa que están en tratamiento de libre elección y que optan por pasar a un sistema privado para someterse a este tipo de cribado prioritario.

La importancia de un sistema de salud fuerte

Junto con este estudio, el Dr. Pacheco y Cuadrado también están estudiando el impacto de la pandemia en el acceso a los servicios hospitalarios por cáncer y eventos cardiovasculares importantes en cinco países de la región: Brasil, Chile, Ecuador, Colombia y Perú. Uno de los hallazgos significativos de este trabajo hasta el momento es que Brasil, uno de los países más afectados por la pandemia en el contexto latinoamericano, muestra menores niveles de disrupción en la atención de estas enfermedades que lo ocurrido en Chile o Perú.

“Cuando analizas países como Perú, que tienen sistemas de salud muy fragmentados y muy desiguales, en comparación con un país como Brasil que tiene un sistema de salud público universal, unificado y que asegura el acceso igualitario para toda la población, puedes ver que El impacto de la pandemia fue mucho menor en el acceso a servicios no COVID en países con sistemas de salud sólidos como Brasil, y el impacto también es menor cuando se analizan las diferencias de género ”, explicó el Dr. Cuadrado, informando sobre la importancia de que los diferentes sistemas de salud también tengan acceso a mujeres y grupos vulnerables.

“Cómo fue esta pandemia, se pueden aprender lecciones: sistemas de salud adecuadamente financiados con características universales, con administración pública y gobernanza, responden mejor a las necesidades de salud y brindan un contexto para una mejor preparación para responder a eventos inesperados y catastróficos como una pandemia. ”, concluyó el científico de la Universidad de Chile.


Fundación del diario La Razón es una organización sin ánimo de lucro con el objetivo de “promover el desarrollo de la buena práctica periodística y promover la libertad de expresión, opinión e información”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *