evitó que le pegara a su madre

Israel se convierte en el primer país en inocular una tercera dosis


Fabricio Cesar de Oliveira era un empresario poderoso de Brasil. Se destacaba en el negocio de la venta e importación de equipos de sonido para automóviles. También, según detalló escribió el Jornal de Noticias, era el presidente de la Cámara de Comercio Brasil-China.

Pero, al parecer, su vida personal no era tan exitosa, sino mucho más oscura.

La tarde del martes 3 de agosto de 2021, su hijo le disparó a él, a su propio padre, para defender a su mamá. El violento hecho ocurrió en el condominio de lujo donde vivía la familia, ubicado en el municipio de Valinhos, según informó el portal UOL.

El adolescente de 14 años dijo a la Policía Civil que los disparos a su progenitor, de 50, fueron en un intento por ayudar a la mujer, para evitar a la siguiera golpeando. De hecho, en un primer momento, cuando el muchacho quiso intervenir, el adulto lo amenazó con una barra de hierro, detalló el sitio Hugo Gloss.

Cuando las unidades policiales llegaron a casa ubicada en la ciudad de Sao Paulo, el empresario se encontraba tirado en el garaje. Personal de emergencias intentó reanimarlo, pero ya estaba muerto.

Según el adolescente, los episodios de maltrato eran frecuentes, incluso muchas veces él mismo terminaba agredido.

En la casa también se encontraba otro hijo de la pareja, de tan solo 3 años.

«Una persona violenta»

«El empresario era una persona violenta; constantemente amenazaba a la madre y al niño, llevaba un arma en la cadera todo el tiempo, incluso en ropa interior», aseguró Juliano Cerquira, teniente de la Policía Militar.

“Ayer hubo otra discusión entre la pareja», relató. «El chico tomó la pistola y, por miedo a que algo le pudiera pasar a su madre, le disparó a su padre».

Después fue el propio joven quien llamó a las autoridades.

La pistola en cuestión pertenecía al padre. De hecho, en la casa se encontró un total de ocho armas, entre ellas un rifle y una metralleta, acompañadas de gran cantidad de municipios.

Fueron tres disparos en total, y uno de esto lo recibió en el abdomen, siendo herido de gravedad.

Tras dar su testimonio en la comisaría, la madre y el menor fueron liberados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *