SANTIAGO – Desde hace un tiempo observamos cómo una gran cantidad de inmigrantes venezolanos llegan a Chile en busca de mejores oportunidades de vida, trayendo paulatinamente a toda la familia y así poder visitar nuestro país con regularidad. Por eso, con base en el poder que tenía el ejecutivo para crear nuevas visas de calidad bajo la Ley de Inmigración de 1975, crearon dos categorías de visas temporales: Reunificación Familiar para Ciudadanos Haitianos y Responsabilidad Democrática para Venezolanos.

Este último tipo de visa otorga a los ciudadanos venezolanos un permiso de residencia especial basado en el compromiso de Chile con la democracia y la rendición de cuentas, para ayudar a los ciudadanos venezolanos que han experimentado un éxodo sin precedentes en la historia de América Latina como resultado de las circunstancias políticas, económicas y sociales que los han convertido en preocupante hasta el día de hoy. Por tal motivo, a partir de abril de 2018, la posibilidad de presentar una solicitud para todos los venezolanos que quisieron venir a trabajar a Chile y no fueron sancionados, y luego solicitar una residencia permanente que les permita trabajar y vivir en nuestro país de manera regular. vino a la fuerza.

Ante esta situación, miles de ciudadanos venezolanos han solicitado una Visa de Responsabilidad Democrática (VRD) realizando presentaciones ante el Sistema de Información Consular (SAC) establecido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, a través de los consulados de Chile en Caracas y Puerto Ordaz. , la posibilidad de utilizar una visa. Esta situación hizo que en 2018 los recibieran con cierta “facilidad”. Sin embargo, las cosas cambiaron y las cifras de aplicación en este documento en 2019 continuaron causando retrasos excesivos que, combinados con la pandemia, resultaron en un cierre masivo de las aplicaciones de VRD.

A raíz de esta situación, muchos solicitantes se dirigieron a las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores en Santiago, donde el entonces Director General Consular indicó que se realizarían presentaciones en cada caso y que se analizarían con prioridad sobre las relativas a la familia. reunificación. Ante tal situación, muchos padres, madres y cónyuges se apresuraron a las presentaciones, lo que derivó en la interposición de recursos judiciales por acciones arbitrarias e ilegales del Ministerio de Relaciones Exteriores, cerrando masivamente los trámites de visado sin motivos legítimos y de manera formal, generalizada. , lo cual es contrario a la ley vigente en Chile por ley.

En enero de 2020, los requisitos cambiaron y aumentaron significativamente, siendo finalmente un trámite muy difícil de llevar a cabo, desde convertirse en una visa que estaba destinada a ayudar a los ciudadanos venezolanos, que no tienen requisitos más altos que un historial criminal limpio, a una visa casi imposible de obtener, “imponiendo requisitos que nada tienen que ver con su origen, todo sin renombrarlo y convertirlo en una visa llena de requisitos que no serán aprobados posteriormente”, comenta María Soledad Torres, especialista en inmigración y directora del Departamento Jurídico. Bufete de abogados global en Chile.

Agrega: “El rechazo total, el cierre masivo de las solicitudes de visas de rendición de cuentas democráticas en 2020 y el cierre pandémico de los consulados en Venezuela han resultado, en muchos casos, en la desesperanza familiar que deja niños, niñas. y jóvenes, cónyuges y adultos vieron a sus familias separadas y se atrevieron a ingresar a Chile de manera ilegal. Como tal, un comunicado reciente del Consulado de Chile en Caracas está causando mucha confusión entre los usuarios ya que se indica que se comenzarán a concertar citas para todas las personas con trámites de reagrupación familiar requeridos a partir del 8 de octubre, no queda claro cuál es el trámite. . . Entonces, nuevamente, la falta de información o información vaga causa ansiedad y persistirá a pesar de los supuestos anuncios positivos.


Fundación del diario La Razón es una organización sin ánimo de lucro con el objetivo de “promover el desarrollo de la buena práctica periodística y promover la libertad de expresión, opinión e información”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *