Disney responde a Scarlett Johansson tras demanda


Duras críticas expresó la familia de la subinspectora Valeria Vivanco tras la reconstitución de escena que permitiría comenzar a esclarecer el homicidio de la fallecida funcionaria de la Policía de Investigaciones (PDI), asesinada el pasado 13 de junio en la comuna de La Granja.

En la instancia liderada por el Ministerio Público y Carabineros, participaron los dos imputados -de 19 y 17 años, respectivamente-, dos testigos y tres detectives de la patrulla de la Brigada de Homicidios que participaban del fatal operativo.

Luego de más de 10 horas, la familia de la detective alzó la voz en un punto de prensa. Y de paso, emplazó al ex director de la PDI, Héctor Espinoza, para que responda por lo sucedido.

«Han entorpecido la investigación, la demoraron (…) Nuestra pena en este minuto es con la institución, sea quien sea, los superiores o colegas tienen que pagar por esto (…) Esos dos jóvenes que están presos son inocentes», afirmó Miguel Vivanco, papá de la subinspectora.

Por su parte, la hermana de Daniela Vivanco, fue más allá y acusó directamente a uno de los funcionarios que acompañaba a su hermana. «Esto es una vergüenza nacional, es un asco. Mi hermana murió en manos de su propio compañero. Ese compañero fue al funeral, abrazó a mi hermano. Quizás hasta dónde llegó este encubrimiento, ese médico que dijo que la bala entró de frente, miente, porque la bala entró por la espalda. Esa es la verdad, nos mintieron a todos, a un país (…) Le mintieron a todo el mundo, la institución que tanto respetábamos. La institución nos pegó una puñalada por la espalda».

Le gritaron a compañeros

Tal es el convencimiento de la familia de la subinspectora que, durante la reconstitución de escena, tanto la hermana como la madre de Valeria Vivanco increparon a los funcionarios que fueron suspendidos de la institución mientras se investiga un posible encubrimiento.

Luego de haber señalado su posición en el lugar de los hechos y haber entregado su testimonio ante las policías, dos de los policías recibieron gritos por parte de las mujeres.

«Mentirosa, traicionera. Encubridora, hueo… loca. Te odio p… maldita», le dijeron a la compañera de su hija, en pleno desarrollo de la diligencia.

En el caso del funcionario que habría percutado el arma, los descargos fueron aún más fuertes: «Maldito, lo que te merecí es que te maten, perro. Maldito infeliz, asesino».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *