Disney responde a Scarlett Johansson tras demanda


Molestia existe en la familia de Tomás Bravo tras enterarse sobre la venta de distintos artículos con el rostro del niño hallado sin vida en la localidad de Caripilun, en la región del Biobío.

En concreto, se trataría de poleras y chapitas cuya fabricación no ha sido autorizada por el círculo cercano del pequeño fallecido.

Pedro Díaz, abogado de la familia materna de Tomasito, confirmó a La Cuarta que «hay personas que hacen uso de la imagen de los niños que han fallecido en circunstancias dolorosas y se están aprovechando de su imagen para comercializar ciertas cosas».

«No tienen la autorización de la madre para difundir la imagen, están lucrando con estos artículos y jugando con el dolor de las personas», lamentó el profesional.

Además, Díaz explicó «que se ha visto en las marchas que la gente aparece con poleras con el rostro de Tomás, pero ellos (su familia) no sabían el origen. Después la gente se acercó, le comentó (a la madre del pequeño) que compraron la polera, cuánto les costó y eso es absolutamente ilegal».

«La gente compra estas cosas pensando que (el dinero) puede ir a la familia, en ayuda de alguien, pero no es así. Aquí hay terceros que están lucrando con este tema. La familia ha hecho poleras, chapitas, y todas esas cosas se regalan, nadie cercano a la familia está vendiendo estos artículos, sin embargo hay inescrupulosos que lo hacen», añadió.

A raíz de esta situación, el abogado confirmó que «estamos estudiando la prueba que tiene Estefanía para iniciar una acción legal».

Indignación

«Eventualmente sería una acción civil, pero quizás estamos estudiando un recurso de protección para que se termine el uso de la imagen de un niño, sin la autorización de su madre», complementó.

Finalmente, el profesional reveló que este hecho generó «indignación y molestia absoluta» en la familia. «Esta gente está ocupando el nombre de la familia para poder hacer todas estas gestiones. Esa especie de fraude los tiene muy molestos, y por esa razón es importante hacer la acción, para que toda esa gente que ha comprado las poleras y chapitas sepa que la familia jamás ha lucrado con esto», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *