Ante el escenario actual de mortalidad de salmónidos que se generan en las regiones de Los Lagos y Aysén por floraciones de algas nocivas, el Salmon Council (CDS) abordó un tema que afectó a algunas de sus empresas asociadas, explicando que las floraciones de algas generalmente ocurren en esta el año, entre otras cosas, por factores relacionados con la abundante luz solar que reciben las aguas. “A esto se suma que los primeros meses de 2021 en el sur de Chile fueron muy secos. Hay condiciones que generan estos fenómenos, y uno de los más importantes recientemente es el cambio climático. De hecho, en días tranquilos, con mucho sol, se crean las condiciones para el crecimiento de las flores ”.

En cuanto a la lógica de la industria salmonera, la organización ambiental borra rotundamente este argumento, explicando que: “El impacto de la contaminación que produce la salmonicultura en el desarrollo de este tipo de crisis es innegable. Es una tremenda irresponsabilidad que la industria vuelva a estar protegida contra el cambio climático una vez más. Existe evidencia de que la presencia de amoníaco y urea de la cría de salmón en fiordos cerrados o con poca circulación puede exacerbar las floraciones de especies que se encuentran en el fiordo de Comau. No se puede ignorar el papel de los nutrientes que las jaulas de salmón proporcionan continuamente en la multiplicación de algas potencialmente tóxicas. Durante más de 10 años, ha existido un consenso científico sobre la relación entre la degradación de la calidad del agua en este tipo de floración. En este sentido, la única forma de hacer frente a los fenómenos cada vez más frecuentes y peligrosos de este tipo es reducir la presencia de elementos altamente contaminantes en las columnas de agua, como la planta de engorde de salmones ”.

Hay una concentración de 17 centros de cultivo de salmón en esta zona, que han declarado 14 millones de existencias de salmón para 2020-2022, y las autoridades pesqueras han reportado hasta el momento la presencia de 24.000. Toneladas de salmón. Se han reportado oficialmente muertes masivas en 6 sitios, de los cuales Camanchaca ha reportado la muerte de más de 2.250 toneladas de salmón en solo tres de ellos. La información que se reporta oficialmente cubre los niveles de floración de algas nocivas en al menos 9 centros, por lo que estimamos que las estimaciones oficiales de mortalidad pueden estar subestimadas, explica la organización.

“El Fiordo Comau es uno de los pocos lugares en esta región que tiene costas de coral de agua fría que representan un ambiente muy frágil que ya ha sido alterado significativamente por la industria de la acuicultura. Estas algas causan la mortalidad de los peces, no solo del salmón, sino que también pueden afectar a las especies silvestres, ya que causan obstrucciones dañinas de las branquias de los peces. Es necesaria la transparencia con respecto al alcance de lo que está sucediendo en los fiordos. También se reportan niveles muy altos de algas tóxicas en otros sectores de las regiones de Los Lagos y Aysén, teniendo esta última región al menos 2.000 toneladas de muertes por floración de algas y baja mortalidad, según información oficial. oxígeno en aguas que han afectado a 12 centros de cultivo de salmón ”, enfatiza Estefanía González, coordinadora de campaña de Greenpeace.

“Se ha hablado mucho sobre el impacto de la proliferación de algas nocivas en el cultivo de salmón, pero el impacto que puede tener en los recursos pesqueros y bentónicos de los que dependen las comunidades en las áreas costeras de la zona sur. Sin duda, esta es una situación muy grave que se asemeja a la génesis del desastre ambiental que sufrió la región de Los Lagos en el otoño de 2016. Hoy las medidas tomadas hasta el momento muestran la gravedad de la situación, Sernapesca cuenta con una Relocalización y se permite la recolección anticipada de salmón con el fin de evitar mayores pérdidas económicas para las empresas instaladas en el fiordo, sin embargo es muy riesgoso incrementar el movimiento de buques tanque ( pozos) en condiciones donde podrían esparcir algas nocivas a otras zonas ”, añaden desde Greenpeace.

Santiago de Chile, 7 de abril de 2021
El Federal Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *