hermano del profesor pide agilizar la Ley Nibaldo

hermano del profesor pide agilizar la Ley Nibaldo


La madrugada del 11 de agosto de 2018, hace exactos tres años, se registró uno de los crímenes más macabros del último tiempo en el país. La víctima fue Nibaldo Villegas, un querido profesor de Villa Alemana.

Horas antes, la noche del 10 de agosto, el docente se reunió con su cónyuge, Johanna Hernández, en la calle Yacolén. A escasos metros de donde residía el hombre de 50 años. Ya al interior de la vivienda, la mujer ejecutó su siniestro plan y le suministró una alta dosis de Clonazepam.

Cerca de la medianoche, la sustancia hizo efecto, provocando que Villegas quedara en
un «estado de indefensión, debido a la pérdida de sus funciones nerviosas», concluyó la investigación.

A los pocos minutos, ya de madrugada, irrumpiría en escena Francisco Silva, el segundo imputado.

De manera conjunta, la pareja que mantenía una relación sentimental le infirió una herida punzo cortante en la región torácica al profesor. Esta le perforó el lóbulo del pulmón izquierdo, lo que desencadenó un shock hipovolémico, hipoxia tisular aguda, hemorragia y atelectasia pulmonar.

Foto: Nibaldo Villegas

Luego de cargar el cadáver en el propio auto de Nibaldo, ambos se trasladaron a la solitaria playa Las Docas, de Laguna Verde, en Valparaíso. Pasadas las 5 de la mañana, ya en el lugar, arrojaron parte de los restos a quebradas y quemaron diversas evidencias.

Dos días después, en medio de la intensa búsqueda del profesor, regresaron a rescatar los restos para tirarlos al mar.

Finalmente, la tarde del 15 de agosto, el torso de Villegas fue llevado por la corriente hacia el popular Muelle Prat. En la costa de la capital regional, una lancha de turismo hizo el impactante hallazgo.

Gracias al testimonio de unos pescadores que vieron a Johanna y Francisco en la playa Las Docas, ambos fueron detenidos el 21 de agosto.

Condenados

El 16 de mayo de 2019, el Tribunal Oral en lo Penal de Viña del Mar condenó a cadena perpetua calificada a Johanna Hernández y a perpetua simple a Francisco Silva. Ambos fueron imputados como autores materiales del crimen del profesor Nibaldo Villegas.

Respecto a la causa del despiadado ataque, cabe recordar que, desde las primeras semanas de investigación, los familiares del docente apuntaron al interés de Johanna de quedarse con sus bienes.

Foto: Johanna Hernández

Lejos de cumplirse este anhelo, la ex esposa deberá cumplir una pena mínima de 40 años de presidio por el delito de parricidio. En tanto, Silva tendrá que pasar 20 años en la cárcel por homicidio calificado.

Si bien ambas penas corresponden a cadena perpetua, la sentencia de Silva fue menor ya que no tenía vínculo legal o sanguíneo con la víctima.

En sus respectivas declaraciones ante la justicia, ambos imputados se culparon mutuamente durante el juicio que se extendió por 11 días.

«Decidía lo que tenía que comer, con quién tenía que hablar, me preguntaba todo lo que yo iba a hacer durante el día. Me llamaba cada cierto rato, cada una hora, y me preguntaba si estaba haciendo lo que me correspondía hacer a esa hora (…) me hacía videollamada y tenía que mostrarle lo que estaba haciendo. También en nuestros actos sexuales él decidía cómo y de qué forma», declaró Johanna sobre Francisco.

Por su parte, Silva aseguró que Hernández «me pidió que me culpara de los hechos, y que después me iba a esperar con sus hijos, todo para ser feliz».

Francisco Silva y Johanna Hernández

Ley Nibaldo

La diputada del distrito 6, Carolina Marzán (PPD) es la autora del proyecto de Ley Nibaldo. La iniciativa surgió tras el asesinato y posterior descuartizamiento del profesor de Villa Alemana y plantea sancionar el ultraje de cadáveres y sepulturas.

En diálogo con La Cuarta, la parlamentaria confirmó que el presidente de la Comisión de Constitución del Senado, Pedro Araya, se comprometió a poner en tabla dicho proyecto, a más tardar los primeros días de septiembre.

«Este proyecto viene a poner en relevancia que el cuerpo no es una cosa, sino que hay algo más, un sentido de humanidad que trasciende. El tratamiento de cuerpos no obedece solo a una desobediencia de normativa sanitaria u otra relacionada, sino que atenta contra otros bienes jurídicos que justifican su consagración como delito autónomo», indicó la legisladora.

Foto: diputada Carolina Marzán

Además, explicó que «más allá de lo jurídico, lo que se haga con el cuerpo en un momento posterior a la muerte tiene una significancia social que debe ser considerada, puesto que lesiona el orden de las familias y la dignidad de las personas».

«Nadie puede estar ajeno de este vacío que se debe llenar, además que esta iniciativa representa un esfuerzo transversal que considera también a la familia de Nibaldo Villegas», añadió.

«Que la ley sea real»

Por su parte, Leandro Villegas, hermano del fallecido profesor, hizo un llamado a que se agilicen los trámites para que la Ley Nibaldo pronto sea una realidad.

«Hoy se cumplen tres años del asesinato de mi hermano, esperamos que prontamente se ponga la ley en tabla. A nosotros en principio nos interesó que fuera hecho rápidamente para evitar que esto le sucediera a otra familia y que el delito de mutilar un cuerpo sea sancionado fuertemente. A la fecha no se ha hecho posible», lamentó.

En la misma línea, reconoció que «es triste. Para nosotros es como si hubiera sido ayer. Todos los días estamos pensando en nuestro hermano. Uno cuando quiere a un familiar, no se va a olvidar nunca de ellos. Esperamos que exista esta ley para proteger de alguna forma y para que las sanciones sean más ejemplificadoras. Esperamos con esperanza que esto sea prontamente puesto en tabla y que la ley sea real».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *