Los casos sospechosos de Covid-19 que complican al Manchester United


Durante unos días, Julio César Rodríguez, conductor de Contigo en la Mañana (CHV), debió estar en reposo tras ser mordido por una araña. «Ayer estuve toda la tarde en la clínica», informó a través de sus redes sociales.

Sin embargo, según reveló este jueves en su regreso al matinal, no es la primera vez que sufre por las toxinas de un arácnido

«No sé si contar esto», lanzó. «Cuando tenía 12 años, en nuestros campos del sur, en Florida, me picó una araña», la cual era del trigo o, más conocida, como «de poto colorado».

Tras ser mordido, «anduve… no sabía lo que era”. Se trataba de una prolongada erección. «Duró como tres o cuatro días; duele después».

Tras ese relato, Monserrat Álvarez advirtió que la mordida de esta especie de araña «provoca que la virilidad del hombre nunca baje». Y agregó: «El problema es que es doloroso».

Luego, según dijo el animador, esta vez no sufrió esos síntomas porque le recetaron omeprazol.

Priapismo

Sin embargo, respecto al incidente que enfrentó en su niñez, ese efecto es conocido como priapismo.

El cuando consiste en una erección se extiende por un largo tiempo sin una estimulación sexual de por medio; suele venir acompañada de dolor.

Fernando Romero, biólogo molecular de la Universidad de La Frontera, explicó años atrás que «Los venenos son un cóctel de toxinas, y cada molécula tiene distintos efectos».

Así, «cuando la araña muerde, entran todas al cuerpo y dañan, pero cada una tiene funciones terapéuticas».

De este modo, una de las toxinas en el veneno de la también conocida como «viuda negra» sería la causante de ese efecto.

De hecho, de ahí proviene el popular dicho popular «picado de la araña», el cual hace referencia a las personas con un intenso apetito sexual.

Es más, la toxina presente en el veneno de esta araña ha mostrado tener cualidades terapéuricas. En el 2007, un grupo de científicos chilenos logró aislar el principio activo que permitiría tratar la disfunsión erectil, según señaló El Mercurio en aquellos días

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *