20 de marzo de 1987 juntos con Mireya Baltra entró en secreto a Chile por el Paso Tronador, cerca de Osorno. Partieron de Argentina en un viaje que duró 10 días. Algunos en camión, a caballo, en carreta ya pie. Cruzaron la frontera. Llegaron a Puerto Montt y de ahí a Santiago, donde Ellos vinieron el domingo 22 de marzo de 1987

Tenían planeado comparecer ante el tribunal de apelaciones de la capital de inmediato, pero retrasaron sus procedimientos cuando descubrieron que eso era exactamente lo que habían hecho. Clodomiro Almeyda, 25 de marzo de 1987

Permanecieron en secreto hasta Martes 12 de mayo el día en que comparecieron, ante las expectativas de los periodistas, ante la Corte de Apelaciones para ser llevados apelación de protección exigiendo el derecho a vivir en el país de origen. Los acompañaron los abogados demócratacristianos Jaime Castillo Velasco y Enrique Krauss.

Julieta y Mireya, empujadas por los gendarmes y la policía, tuvieron que salir de la sala. El auto los llevó a la Comisión de Derechos Humanos. En cuestión de minutos, el lugar fue rodeado por la policía. Una hora después, dos mujeres salían y subieron a un vehículo que salió a toda velocidad. velocidad. La policía lo siguió por varias calles de Santiago. Cuando el área alrededor de la Comisión de Derechos Humanos estaba vacía, salieron silenciosamente de sus oficinas. Julieta y Mireya y se trasladaron a las casas de sus familiares.

Pasadas las 21:00 horas fueron sacados de sus hogares y se trasladó en la lancha patrullera de Investigaciones a la sede policía civil. Horas después, voló al aeropuerto de Cerrillos y fue trasladado a sitios relegados. Mireya a Puerto Aysén en el extremo sur; Julieta a Sierra Gorda en la Segunda Región. Posteriormente trasladado a Camiña, localidad a unos 100 kilómetros al noreste de Pisagua y a 2.200 metros sobre el nivel del mar.

Fue en la localidad de dos mil habitantes donde Julieta Campusano cumplió 69 años el 31 de mayo de 1987.

Iván Ljubetic Vargas, historiador del Centro de Investigación y Desarrollo Luis Emilio Recabarrena, CEILER.

Santiago de Chile, 23 de marzo de 2021
El Federal Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *