Lidia, de 57 años, lo sabía.

Su esposo Mario Stasiak, de 56,  tenía una amante desde hace un buen tiempo, una vecina, a quien él además le daba dinero para la manutención de un hijo fruto de aquel amorío.

Era una realidad que la mujer no estaba dispuesta a aceptar. La carcomían los celos… y cómo no.

Los hijos del matrimonio dijeron a la policía que las discusiones eran frecuentes.

De hecho, el año pasado ella incluso se fue de la casa, aunque finalmente regresó.

El crimen

La noche del crimen, el viernes 16 de julio, fue en la Colonia Tacuara, cerca de Colonia Alberdi, en la provincia de Misiones, Argentina.

El marido, un agricultor que trabajaba en un puesto de verduras en Posadas, llegó a casa más tarde de lo habitual, más de dos horas después a lo acostumbrado.

Lidia, ante la certeza de su pareja seguía con sus andanzas, arrancó una fuerte discusión.

Según detalló Clarín, todo habría desembocado en una tragedia. Ella le disparó tres veces a Mario: en el cuello, tórax y muslo.

Cuando descubrieron el cuerpo, ella inventó una coartada: le dijo a la policía que un desconocido se metió en la propiedad, para luego disparar a su esposo en un intento por robarle.

Sin embargo, la víctima conservaba su dinero y otras pertenencias, lo que desató las sospechas.

Vuelco

Tras algunos peritajes, los investigadores encontraron 10 mil pesos argentinos en la billetera de Mario y, escondida en una cocina leña, estaba el arma homicida.

Además, descubrieron restos de pólvora en las manos de la mujer, lo que derivó en su detención el sábado 17 de julio.

Los hijos de Mario y Lidia sabían de esa arma, de hecho, le habían pedido a su mamá que se las entregara, pensando que pudiese ocurrir una tragedia.

Las primeras investigaciones en el lugar del crimen indican que Mario estaba sentado cuando le dispararon, por lo que habría habido un forcejeo en defensa propia antes de los disparos.

Una semana atrás, Lidia, confesó.

Ahora será procesada por «homicidio calificado por el vínculo», y a esos cargos podría agregarse  «premeditación», según lo determine la investigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *