A nivel mundial, según un estudio de Francesca Legerber, líder global de Grant Thornton International (2019), se ha producido un aumento en el número de mujeres en puestos de alta dirección, dirección, finanzas y operaciones, con un ligero descenso en el área de RRHH. Sin embargo, este aumento no significa que ya se hayan superado los objetivos, sino que se trata solo de un aumento pequeño y lento de la proporción de mujeres en puestos de alta dirección.

¿Cuál es la situación en nuestro país y qué deben hacer las empresas para promover el liderazgo femenino? Olga Pizarro, profesora del diplomado con perspectiva de género de la organización empresarial FEN Universidad de Chile, presenta sus recomendaciones.

Consecuencias de la pandemia

Olga Pizarro comenta que en nuestro país, la pandemia ha afectado en general posiciones medias y bajas en las estructuras organizacionales, especialmente en la industria de servicios, donde se ubica la mayor parte de la fuerza laboral femenina. ¿Razón? En Chile, menos del 25% de los egresados ​​provienen de las áreas de estudio STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) según el informe INE, 2020.

Además, la experta de Unegocios explica que, según un estudio de Cepal en febrero de 2021, se cree que la cuota global de mujeres ha disminuido en 10 años. Con base en este estudio, ‘Autonomía económica de las mujeres para la recuperación sostenible y la igualdad’ Las autoras muestran el impacto que mencionamos anteriormente en relación con los sectores involucrados, pero el impacto en la división del trabajo por género en la crisis del COVID se destaca en:

-Mujeres concentradas en sectores con mayor riesgo de empleo

-Mujeres sobrerrepresentadas en la primera línea de respuesta pandémica.

– Mayor necesidad de cuidados en el hogar

-Mujeres empleadas en sectores poco cualificados, más probabilidades de perder su trabajo debido a la automatización.

¿Cómo se promueve el liderazgo de las mujeres en las empresas?

Al respecto, la docente explica: “Las empresas deben capacitarse en temas de conciliación, participación de las mujeres y conocer los beneficios de trabajar en empresas diversas e inclusivas. El mundo ya ha girado en esta dirección, así que la tecnología está cambiando los costos, pero quien no se adentre en este cambio quedará fuera “.

Finalmente, concluye que el desafío es abordar el tema de la diversidad y la inclusión, como se mencionó anteriormente, porque la empresa no dice nada que tiene personas de diferentes grupos si no está operando de manera inclusiva.

Además, recomienda incluir el teletrabajo como una opción real, buscando la mejor forma de trabajar, con horarios flexibles, asegurando la mejor calidad de vida a sus empleados. El concepto de “reconciliación” es lo que debe incluirse en la formación, debe ser aprendido por los hombres y mujeres de la organización de tal manera que se logre el equilibrio como persona.

Unegocios
Universidad de Chile

Santiago de Chile, 5 de abril de 2021
El Federal Online / UNegocias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *