Tras dar positivo por Covid-19, el sujeto enfrentó una serie de problemas con la gente a su alrededor, los cuales terminaron de manera violenta.


El enfermero Daniel Porro dio positivo por coronavirus el 19 de junio del 2020. Si bien se aisló en su casa y logró dejar atrás el virus,  enfrentó serios problemas con sus vecinos en la provincia de Neuquén, Argentina, quienes se enteraron de su contagio.

«Ándate porque eres un caso positivo y te vamos a quemar la casa, no queremos gente como vos acá en el barrio», eran el tipo de cosas que le habrían dicho.

Ante los insultos, Porro habría reaccionado para dar cara a la situación, pero todo terminó mal para él, con puños y patadas.

«Me golpearon por todos lados entre varias personas, y todavía no me recupero», relató en su momento. «Perdí el conocimiento y quedé en el hospital». Incluso intentaron incendiarle la vivienda.

Si bien el fiscal a cargo del caso encontró algunas incongruencias en el testimonio de Porro, lo cierto es que ahora el enfermero falleció.

Noche fatal

El pasado 4 julio se fue a dormir, pero no volvió a despertar. Le dio un paro cardiaco. «Uno de sus hermanos pasó por la habitación y ya estaba muerto», relató su padre, Miguel

«Nunca se pudo recuperar de aquel rechazo social», aseguró el propio progenitor. «En realidad, desde aquel día, no pudo volver a dormir bien: trabajaba durante el día y a la noche se acostaba pero no podía conciliar el sueño. Sufrió mucho e iba a trabajar casi sin dormir».

En declaraciones para La mañana de Neuquén, el papá dijo que esos fueron «días duros» para su hijo, los que se volvieron aún peor cuando lo despidieron de su trabajo

«Nos queda mantenerlo en el recuerdo», cerró, «siempre de la mejor manera».

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *