Por: Florencia Lagos Neumann *

Nicolás Romero, abogado de profesión, es director de la revista Frente y candidato a la asamblea constitucional del XI Distrito.

FL: ¿Cómo llegamos a este proceso histórico?

NR: Lo primero es contextualizar el caso de Chile es un caso de neoliberalismo maduro. Se trata aquí de un modelo neoliberal establecido desde la dictadura, que se ha asociado al problema de la legitimación y la destrucción desde la década de 1990. Sistema político.

La solución institucional que dio el gobierno de Piñera sobre el Levantamiento Popular fue el “Acuerdo por la Paz” firmado en noviembre de 2019. Una solución pactada que integra a diferentes sectores de partidos políticos tradicionales con exclusión del Partido Comunista y algunos partidos del Frente Amplio.

Este acuerdo establece una serie de reglas que impiden que el órgano que redacta la nueva Carta Magna sea un poder constitucional y soberano; Quórum de 2/3, o quizás la cláusula más seria, que impide la discusión de tratados internacionales, lo que implica la posibilidad de cambiar el modelo económico.

FL: ¿Cuáles cree que son las brechas que se podrían abrir para garantizar el cambio?

NR: Un hecho que habla a nuestro favor es la persistente rebelión del pueblo, que se expresa en la toma de la Plaza de la Dignidad todos los viernes y en los artículos que se escribían en las ciudades. Sin embargo, estos disturbios sociales deben traducirse en elecciones.

Lo importante aquí es la correlación real de fuerzas, que se expresará el domingo 11 de abril, porque estamos ante una convención en la que la ley podría estar sobrerrepresentada. En las elecciones de agosto más del 75% se mostró a favor de un cambio, y se recortó la derecha al 25%, ese será el factor decisivo. Otro elemento es la capacidad de los votantes para abrir el proceso y convertirlo en una verdadera Asamblea Legislativa, que tiene poderes, por ejemplo, para levantar el quórum de 2/3. Además de la democratización del proceso y la participación real de los movimientos sociales.

FL: ¿Qué debería contener la Nueva Carta Magna?

NR: La primera propuesta se refiere a las Constituciones de Ecuador y Bolivia y es establecer un principio rector que recorre toda la Constitución, que será “La Buena Vida”, principio estratégico en el que el rol del Estado es fundamental.

Las actividades de la economía en este Estado estarían encaminadas a satisfacer las necesidades humanas, como el acceso universal a la vivienda, la producción de alimentos saludables, la producción de ciencia y tecnología relacionada con bienes estratégicos como el litio y el cobre.

Voy a jugar a esto para defender el derecho a la buena vida, para garantizar los derechos constitucionales de la naturaleza y el derecho a estar informado, estos son los tres ejes principales de mi campaña.

En cuanto al derecho a comunicar, la constitución actual establece el derecho a la libertad de expresión y una prohibición impuesta por el Estado de no generar un monopolio de la comunicación, lo cual es paradójico, existen verdaderos oligopolios de la prensa privada en Chile, hay dos o tres de ellos. grandes consorcios económicos que asocian radio, prensa y medios de comunicación.

En este sentido, queremos una ley de medios bajo la cual el estado garantice el financiamiento de varios medios, incluida la prensa local e independiente.

* Analista y corresponsal internacional de El Federal Online.
Santiago de Chile, 27 de marzo de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *