Tras confirmarse la liberación del menor de 17 años que fue detenido y formalizado por su presunta participación en el homicidio de la subinspectora de la PDI, Valeria Vivanco, su padre volvió a hablar sobre las supuestas torturas que habría recibido.

Según detalló este hombre, su hijo habría sido agredido y amenazado por funcionarios de la policía civil.

«Le pegaron hasta decir basta. Que dijera que él mató a la PDI, que él mató a la compañera. Luego, llegó el hermano de la subinspectora y le puso una pistola en la cabeza (y le dijo) que ‘mataste a mi hermana, tal por cual. Te voy a matar a tu mamá, te voy a matar a tu hermana’. Después le pusieron corriente. Ahí llegó la mamá y lo vio sangrando», contó a Mucho Gusto.

Consultado sobre la posibilidad de hacer una denuncia respecto a esta situación, aclaró que «no se puede hacer ninguna. ¿Cómo lo veo? ¿Qué foto le saqué? ¿Cómo lo llevo a constatar lesiones al médico? Fue detenido, cuando a él lo llevan a constatar lesiones no tiene nada y después cuando lo ven los padres en la noche…».

Luego de escuchar al entrevistado, José Antonio Neme señaló que «la aplicación de corriente me parece que es tortura aquí y en Burundí, no me pierdo en eso».

«Uno puede entender que en los interrogatorios, sobre todo cuando se busca la verdad en un caso como este, hay formas… la Policía tiene sus formas, yo no voy a calificarlas, de lenguaje, a lo mejor de trato y tienen su técnica que responderá a algún tipo de criterio. Pero si usted dice, y yo no tengo porqué dudar de su palabra, que aquí hubo aplicación de corriente, yo no sé dónde está permitida la aplicación de corriente en un interrogatorio a no ser que esto sea una dictadura, un Guantánamo», añadió.

Pide justicia

Además, le aclaró que «independiente de que no hayan rastros, la ley lo tendrá que escuchar al menos y contrastar esa postura con las persona que interrogó a su hijo, pero me parece a mí y con mucha humildad, que usted tiene todo el derecho a ir a la justicia y denunciar que a su hijo en un interrogatorio le aplicaron corriente en su cuerpo».

Finalmente, el padre de este adolescente reveló que «yo lo fui a buscar al centro, y cuando me vio se puso a llorar. Me empezó a contar lo que había pasado y yo le dije que se quedara tranquilo, que sus papás van a hacer justicia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *