La Operación Cóndor fue un pacto criminal, la coordinación del exterminio de dictaduras cívico-militares: Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

En la década de 1970, se formó una banda secreta internacional para practicar el terrorismo de estado. Más de setenta chilenos han sido secuestrados o asesinados en Argentina. Varios de ellos fueron traídos a Chile por la DINA.

28 de noviembre de 1975 En Chile, en una reunión coordinada por Manuel Contreras de la DINA por el secuestro, tortura, persecución y asesinato de luchadores sociales, de izquierda, líderes sociales, sindicatos y estudiantes de los seis países mencionados, entre ellos Italia y el ESTADOS UNIDOS.

Los detalles del Plan aparecieron a partir de 1992 en los archivos del ejército paraguayo, así como en documentos de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay.

En Argentina, quince ex generales y coroneles argentinos y un uruguayo (vivo) culpable de genocidio fueron juzgados y condenados en un juicio oral por crímenes de lesa humanidad y una asociación ilegal internacional por el secuestro y asesinato de combatientes de izquierda. Otros, incluido el ex dictador Rafael Videla, murieron en cárceles ordinarias.

A diferencia de Chile, Pinochet no fue condenado En abril de 2000, en menos de 24 horas, el gobierno y el parlamento aprobaron la Ley 19.662 que le otorgaba amnistía por jurisdicción, aunque no ocupaba un cargo público. Además, los delincuentes condenados en Punta Peuco se encuentran recluidos en una prisión de cuatro estrellas.

Tribunales argentinos confirmaron que dos redes Dina están en funcionamiento; uno en Buenos Aires, el otro en Mendoza. En Chile El ministro de Visitas de Emergencia, Mario Carroza, junto con 53 sicarios, el general retirado y jefe de la DINA, Raúl Iturriaga Neumann, han condenado los delitos cometidos en siete secuestros y cinco asesinatos en la Operación Cóndor. Como autores de los secuestros calificados de Luis Muñoz Velásquez, Juan Hernández Zaspe, Manuel Tamayo Martínez, Julio Valladares Caroca (cuatro socialistas), Héctor Velásquez Mardones, Alexei Jaccard Siegler (ambos comunistas) y Jorge Fuentes Alarcón (del MIR).

Asimismo, también fueron procesados ​​por los homicidios calificados de Ricardo Ramírez Herrera, Ruiter Correa Arce y Hernán Soto Gálvez (tres comunistas) y Matilde Pessa Mois y Jacobo Stoulman Bortnik (izquierdistas casados ​​e independientes).

10 días después del golpe de Estado en Argentina El 3 de abril cumple 45 años secuestro de tres jóvenes en Mendoza: Luis Muñoz Velásquez, ex presidente de la Escuela Secundaria Consolidada del Centro de Estudiantes de Puente Alto en 1968; candidato a concejal y líder del PS en San Bernardo, líder secreto del sector de la Comisión de Consenso del PS desde el golpe de Estado de 1973. Juan Hernández Zaspe, presidente de la Federación de Estudiantes de Industria y Tecnología de Chile (FEITECh), estuvo activo en el sector secreto del Comité de Consenso del PS. Manuel Tamayo Martínez, exlíder estudiantil de la industria, estudiante de sociología e ingeniería en la Universidad de Concepción, fue miembro del PS secreto como enlace con el líder nacional Ricardo Lagos Salinas. Trabajaron en un proyecto político social transformador, en la reorganización secreta del socialismo chileno, y nunca negaron sus creencias ideológicas.

Según testigos presenciales, José Cerda y Alex Muñoz, la DINA a cargo del Teniente Fernando Laureani Maturan y la Policía Federal Argentina han secuestrado a tres jóvenes en la Av. Belgrano en Mendoza. Los secuestradores los llevaron al regimiento Maipo de Mendoza para iniciar un largo camino de penurias inimaginables; Por la noche, fueron conducidos a Chile por el paso fronterizo Los Libertadores en una camioneta con toldo y al campo de tortura de Cuatro Álamos. A la mañana siguiente fueron trasladados al centro de tortura y exterminio de Villa Grimaldi hasta fines de abril de 1976. El ex preso Juan Feres fue testigo en Villa Grimaldi.

RICARDO KLAPP SANTA CRUZ

Santiago de Chile, 3 de abril de 2021
El Federal Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *