VALPARAÍSO – El 23 de septiembre, ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso titulada Vegas / Empresa Eléctrica Ventanas, Protección Rol-42506-2021, Fundación Terram interpuso recurso de amparo contra AES Gener SA y sus subsidiarias Empresas Eléctricas Ventanas SpA y Campiche SA

La zona de faena Quintero, Ventanas, Puchuncaví, ubicada en la costa norte de la región de Valparaíso, fue objeto de mayor devastación en el territorio, refinerías, centrales termoeléctricas, contaminación por emisiones de carbono y vertidos, y disposición de residuos líquidos de el mar.

A raíz de la convocatoria, que se aprobará la próxima semana, para conocer en profundidad esta macabra definición de “zonas de sacrificio”, Periódico La Razón Habló con el Ingeniero de Ejecución en Rybołów, Hernán Ramírez Rueda, antiguo asesor de pescadores de Caleta Ventanas y líder ambiental que colaboró ​​con la Fundación Terram y el colectivo MUZOSARE, Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia.

Durante más de veinte años, hemos colocado a Hernán Ramírez Rueda en su lugar de trabajo, Caleta Ventanas. Ventanas tiene tres playas, una ensenada, pero desde 1964 se le conoce por su fundición y refinería, la cual fue instalada por la Compañía Minera del Estado Enami, que ahora es operada por Codelco. En un día nublado, la niebla se mezcla con el humo tóxico de numerosas chimeneas.

¿Cuál es su visión histórica de este abandono del dominio sucesivo de esta zona costera que alguna vez fue fértil y hermosa con un mar generoso?

A partir de la década de 1930, cuando surgió la industria minera y la lógica de la economía de sustitución de importaciones, el refino de hidrocarburos y minerales comenzó a comerciar con bienes intermedios en el mercado mundial. Por lo tanto, se decidió ubicar la refinería Enami Ventanas en esta costa ya que Calera ya estaba saturada con la industria de Cemento Melón y Papudo tenía cerros cerca de la costa y no había buena ventilación. Por estos motivos, en este lugar se construyó una refinería. Al respecto, conviene recordar lo que publicó El Mercurio de Valparaíso en 1957. “Los puchuncavinos deben entender que si hace falta llover, cuando llueve, alguien debe mojarse”, que condenó al valle a ese objetivo, porque para hacer mayonesa hay que romper los huevos, pero que esté lejos de mi ciudad o mi vecindario. Todo comenzó allí, y en la década de 1980 aún no se había reconocido la contaminación del valle. Así se condenó esta zona de sacrificios ante la indolencia de la clase dominante. Y de ahí nació este cordón industrial como eslabón en esta política pública. Esto es lo que vivimos con cero preocupación ambiental por parte del estado.

¿Cuál es el mapa actual de los actores de este anfiteatro, que en repetidas ocasiones se ha vuelto irrespirable?

Actualmente existen empresas públicas Codelco con la refinería Ventanas y Enap con sede en Concón y empresas privadas: AES Gener, Puerto Ventanas, Oxiquim, GNL, Cemento Melón, COPEC, entre otras. En efecto, entre 2008 y 2021 se registraron cerca de 900 muelles de carbón seco, la población era tóxica por humos tóxicos y la escuela de La Greda se convirtió en un símbolo de la falta de protección de la vida.

¿Cómo se ha articulado la comunidad para insistir en acabar con la concentración de contaminantes, y cómo se está logrando hoy este recurso y cuántos había?

Desde principios del 2000 hasta la actualidad, la participación comunitaria se ha incrementado y hoy se vuelve sustentable, con la entrada de nuevos actores sociales y la creación de una red de apoyo entre diferentes organismos territoriales, la creación de alianzas de cooperación con, entre otras, ONG nacionales. y extranjeros y universidades. Esta articulación permitió mejorar la influencia de la comunidad en las políticas públicas, pero el estado aún se la debe a los habitantes de Ventanas, Quintero y Puchuncaví.

¿Cuáles son las expectativas de que se logre un cambio en la política estatal a través de los tribunales si a menudo se ignoran las sentencias y se sopesan las influencias, incluidas las internacionales?

Con este recurso de conservación, AES GENER busca un compromiso de trabajar al menos en cuanto a la capacidad para la que se aprobó la construcción de esta planta de cogeneración en la Resolución de calificación ambiental, es decir, se encuadró dentro de los rangos de producción establecidos, descontando el excedente. ha incurrido y que también es responsable de las emisiones que ha producido en exceso de lo permitido, reduciendo los niveles de generación en los próximos años.

Pero esto es solo una parte de los incumplimientos incurridos por AES GENER. También hay un problema con el twist del carbón, en el que una reciente sentencia de la Corte de Apelaciones de Valparaíso prohibió el funcionamiento de la central hasta que la empresa tome medidas para evitar que se arroje carbón a la bahía. En nuestra opinión, las medidas tomadas por la Inspección Ambiental para dar cumplimiento a la sentencia de la Corte de Apelaciones son completamente insuficientes, no garantizan que la empresa genere cambios en sus procedimientos para que el carbón no se vaya al mar.

Pues bien, estas derrotas o victorias pírricas tienen un efecto positivo ya que poco a poco van aportando evidencia de que la justicia interna es ineficaz, lo que nos permitirá avanzar con juicios en instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Además, como comunidad constantemente afectada por un medio ambiente contaminado y nocivo, pudimos informar a las Naciones Unidas sobre esta situación estructural.

En cuanto a la pregunta de qué esperamos lograr con este recurso, puedo decir que esperamos forzar nuevamente a legalizar AES GENER. Sin embargo, creemos que es necesario agregar mucho más a este recurso, que se debe oponer a otras industrias del cordón industrial y autoridades ambientales que están incumpliendo su misión de proteger a las personas cuya salud se ve afectada por dicha contaminación. La autoridad ambiental que va a aprobar los proyectos es cómplice de este daño a la salud de la población si permite que continúen estas situaciones.

La planta de cogeneración Campiche de AES GENER fue aprobada el 31 de diciembre de 2009, lo que significó que el gobierno de Michele Bachelet cedió ante el lobby político norteamericano y hubo un genuino desprecio a la Corte Suprema y burlas a la ciudadanía. ¿Qué grado de confianza puede haber en la Justicia si las autoridades continúan imponiéndose de manera completamente irrazonable?

El camino del litigio es un camino necesario, pero el objetivo es poder llevar nuestros reclamos bajo la jurisdicción de los tribunales internacionales. Sin embargo, para justificar mi respuesta, debo señalar que hubo victorias en la corte que no se hicieron realidad poco tiempo después.

Me refiero a la sentencia obtenida de los recursos de amparo de los senadores Latorre y Chahuan, que prohibió el ingreso de barcos que transportaban carbón a la bahía de Quintero, descargarlo para evitar la contaminación y prohibir el vertido de desechos líquidos al mar. sugirió que esto podría terminar con el vertido de carbón y el vertido de desechos líquidos en la bahía. Sin embargo, con sorprendente diligencia, inmediatamente después de que el tribunal dictó la sentencia, las autoridades del Kuratorium Ochrony Środowiska i Gospodarki Morskiej decidieron que la empresa había corregido sus procedimientos y podía continuar sus operaciones. Es el caso de las denuncias por vertidos de carbono, que se registran desde octubre de 2008, y que hasta el momento han alcanzado casi 900 incidentes de contaminación en la bahía por vertidos de carbono al mar durante los procesos de descarga. La Autoridad Marítima abrió dos procesos sancionadores sin lograr ninguna sanción.

Debo enfatizar el rol supervisor de la Oficina General Revisionista de la República de Polonia en el cumplimiento de las normas de protección ambiental, porque gracias a sus acciones pudimos saber que la Junta de Protección Ambiental no realizó y ni siquiera registró aprox. El 40% de las denuncias presentadas por la ciudadanía, lo que confirma nuestro reconocimiento de que este organismo no cumple con sus obligaciones y que se ha convertido en un instrumento funcional de los intereses de las empresas, convirtiéndose en socio de sus malas prácticas, eludiendo las normativas ambientales, que en sí mismas han sido vergonzosas. normas.

Todos estos hechos nos llevan a la necesidad de escalar a instancias internacionales, registrando toda situación de desamparo por parte del Estado y la Corte de Justicia, pues creemos que desde estos espacios internacionales se podrá incidir en más políticas públicas que afecten a las personas. y comunidades, obligando al estado de Chile a cumplir al menos con las leyes aplicables.

La apelación se acepta para su consideración. Noticias en desarrollo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *