Rescate de la Memoria: Ni Perdón Ni Olvido

El 10 de octubre de 2021 se conmemoraron 48 años de crímenes de lesa humanidad cometidos por agentes del Estado chileno en el campo de prisioneros de guerra de Pisagua, que se intentaron encubrir con un consejo de pseudoguerra, que nunca se llevaron a cabo. Cinco chilenos fueron sacados de este complejo y ejecutados en medio del desierto, sin entregarlos a familiares y sus restos en una fosa común, recién en 1990.

Los hechos y pruebas de este crimen se encuentran registrados en el Museo Memorial.

  1. Mediante resolución No. 82 de 11 de octubre de 1973, el Comandante de la Zona de Asedio de la Provincia de Tarapacá y el Comandante en Jefe de la 6ª División del Ejército informaron la ejecución de cinco personas en el campamento de prisioneros de guerra de Pisagua. El citado documento indica que el 10 de octubre de 1973 se constituyó en esta ciudad un Consejo de Guerra para juzgar a varios prisioneros, condenando a cinco de ellos a la pena de muerte. Los convictos fueron:
  • Julio CABEZAS GACITUA, 45 años, abogado, Fiscal General del Consejo de Defensa del Estado de Iquique, sin militancia política conocida. En el desempeño de su cargo coordinó actividades destinadas a combatir y controlar el narcotráfico y el contrabando de mercancías en la zona. El 14 de septiembre de 1973 se presentó voluntariamente ante las autoridades luego de ser citado por una pandilla.
  • José CORDOVA CROXATTO, 35 años, Administrador de la Empresa Portuaria Chilena (EMPORCHI) en Iquique y miembro del Movimiento Acción Popular Única (MAPU). Detenido en el lugar de trabajo el 11 de septiembre de 1973.
  • Humberto LIZARDI FLORES, 26 años, profesor de inglés en la Universidad de Chile en la sede de Iquique y miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Detenido el 11 de septiembre de 1973 en el Instituto Comercial de Iquique.
  • Mario MORRIS BARRIOS, 27 años, funcionario del Departamento de Investigación de Aduanas, sin afiliación política. Recientemente asignado a la ciudad de Iquique, fue detenido el 11 de septiembre de 1973 en el hotel donde se hospedaba.
  • Juan VALENCIA HINOJOSA, 51 años, Jefe Provincial de la Empresa de Comercio Agropecuario (ECA) de Iquique, militante del Partido Comunista. Se ofreció como voluntario el 11 de septiembre de 1973 como Intendente.
  1. En el diario “El Tarapacá” de 26 de octubre de 1973 apareció un nuevo Bando referido a las personas antes mencionadas, en el que se indicaba que todos ellos “habían sido condenados por confesión y eran autores de los delitos de traición a la patria”. patria y espionaje … y, por vulneración de la ley de seguridad del Estado por participación activa en los planes de subversión e infiltración de las Fuerzas Armadas, cumpliendo las misiones que les sean asignadas ”.
  2. En cuanto al delito acusado de traición a la patria, no debe aplicarse legalmente a los civiles, sino solo a los militares, siempre que exista un estado de guerra y un enemigo en un estado beligerante.
  3. En el caso de Mario Morris Barrios, la misma publicación dice: “fue condenado por confesión y fue autor de los crímenes del Alzamiento de las Fuerzas Armadas…; por el intento de asesinato de varios funcionarios fiscales y por violar la Ley de Control de Armas ‘. Luego de consultar a esta Comisión, el Director Nacional de Aduanas indicó que los funcionarios de esta institución, de acuerdo con las disposiciones de la Ley de Control de Armas de Fuego de 1972, podrán utilizar estas armas y objetos en la forma especificada en los reglamentos pertinentes. .
  4. Por su parte, esta Comisión tiene serias dudas sobre la conducción de este Consejo de Guerra. En este caso, no se entregó ni se localizó ninguna copia del juicio e incluso el veredicto. Por otra parte, según la versión de las personas que se encontraban detenidas en ese momento en el campamento de prisioneros de guerra de Pisagua, los trámites que se seguían luego cada vez que se realizaban las deliberaciones no se cumplían en esa ocasión: generalmente se les obligaba a salir de la cárcel en Pisagua. los presos al juzgado fuera de la prisión y fueron informados de la constitución del Consejo, enumerando a los imputados y agrupándolos según la sentencia exigida para cada uno de ellos. Luego fueron presentados a un abogado que los defenderá. Ninguno de estos procedimientos se llevó a cabo ese día. Además, no se tuvo conocimiento de ninguna defensa realizada por un abogado en esta supuesta primera corte marcial.
  5. Un testigo, también detenido en este campamento, pudo observar el momento en que cinco prisioneros fueron llevados al final del cementerio de Pisagua, fusilados, empaquetados y depositados en una fosa. Los cuerpos de las víctimas nunca fueron entregados a sus familiares. Todos ellos fueron encontrados en este año 1990 en la tumba de Pisagua.
  6. Así presentado, la Comisión sólo puede suponer razonablemente que este Consejo de Guerra no se llevó a cabo porque se había formado la creencia moral de que Julio Cabezas, José Córdova, Humberto Lizardi, Mario Morris y Juan Valencia fueron ejecutados por agentes del Estado. Hay indicios de que en el caso de la muerte del abogado del señor Cabezas, su labor como investigador oficial por narcotráfico y contrabando pudo haber sido importante. La familia de Mario Morris Barrios se alegró de recibir una sentencia de justicia por su asesinato. Morris era funcionario del Departamento de Investigaciones Aduaneras (DIA) del Servicio Nacional de Aduanas de Chile, ejecutado en Pisagua el 11 de octubre de 1973.

Justicia

Luego de casi 43 años del crimen, en 2016, el Grupo de Familiares de los Políticos Condenados indicó que los asesinos serían castigados, luego de El ministro de la Corte de Apelaciones, Santiago Mario Carrozy, quien investiga violaciones de derechos humanos, condenó a los responsables del secuestro y asesinato de Morris, Juan Calderón Villalón y Juan Jiménez Vidal, también funcionarios de la DIA, y otros ocho detenidos en el campo de concentración de Pisagua.

Eduardo Morris, hermano de Mario Morris Barrios, comentó el fallo.

“Las penas impuestas a los delincuentes son: cadena perpetua para los coroneles del ejército Sergio Benavides Villarroel y Manuel Vega Collao; quince años y un día en un penal de alto nivel para Roberto Ampuero Alarcona, Gabriel Guerrero Reeves, Sergio Figueroa López y Arturo Contador Rosales, oficiales del ejército chileno; y diez años y un día en una cárcel de clase media para Miguel Aguirre Álvarez “. . Los familiares lamentaron que el dictador Augusto Pinochet, el General Supremo de la VI División Carlos Forestier, el coronel Ramón Larraín y el fiscal militar Mario Acuña hubieran fallecido sin sanción en el caso.

Para nunca mas

Hablamos con Eduardo Morris, portavoz de la Asociación de Familiares de Políticos Perdidos, para dar testimonio de la persistente lucha por la defensa de los derechos humanos. También recordamos la presentación del programa que Eduardo Morris Barrios realizó al Comité de Derechos Humanos de la Convención Constitucional.

Este domingo 10 de noviembre se llevará a cabo una celebración cultural en Cerro Esperanza en Valparaíso. (Pon el cartel)

Entrada Salvando la memoria: ni perdón ni olvido publicado por primera vez en larazon.cl.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *