Quiero decir, ¿no tienes cáncer?

– Se supone … es … mira no. Solo … no, no lo hago.

.

El extracto del diálogo resume la parte más impactante del artículo publicado por los periodistas Paz Radovic y Andrew Chermin de diario El tercero, en el que el miembro de la Convención Legislativa Rodrigo Rojas Vade admite que no tiene leucemia, asegura, desde que se hizo famoso durante las protestas sociales que sacudieron a Chile en 2019.

De hecho, Rojas Vade ganó notoriedad por participar en marchas en plaza baquedano – El nombre cambió a Plaza Dignidad durante los disturbios sociales – sin pelo en la cabeza y cejas y con un catéter a la vista. “Bald Vade”, como lo llamaban entonces, siempre usó la visibilidad para denunciar los excesivos costos médicos de Chile, al tiempo que decía que estaba profundamente endeudado por el tratamiento de la leucemia.

El compromiso de Rojas Vade y la empatía que despertó entre los chilenos le aseguraron un lugar en Lista de ciudades, un grupo político de izquierda formado por participantes de la movilización que no se apegaban a la organización de los partidos tradicionales de izquierda y centro izquierda en Chile. En julio, cuando la convención iba a redactar una nueva constitución chilena, Rojas Vade fue elegido por sus colegas como uno de los siete vicepresidentes del organismo.

Menos de tres meses después C.el votante ha dimitido y aún espera su continuidad en la Convención, el Comité de Ética de esta autoridad decide.

¿Por qué mentía Rodrigo Rojas Vade?

Aunque su continuidad política se ha disuelto, las razones que llevaron al hombre de 37 años a mentir sobre su condición son materia de especulación en todo Chile.

Leslie Nicholls, psicóloga y directora del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Bernardo O’Higgins, le dijo a Sputnik que una posible explicación de su comportamiento era que Rojas Vade “creía que tenía la enfermedad”.

“Entonces estamos hablando de algo así como delirio”, explicó. Sin embargo, el especialista concluyó que esa no parecía ser la explicación más probable, ya que el propio convencional admitió en una entrevista que no tenía leucemia. “Me da a mí ya algunos colegas la impresión de que esto es más del orden de la perversión: él crea este personaje y se beneficia de él”, dijo.

En línea con este supuesto, Nicholls argumentó que la falsedad podría haber surgido “como una mentira piadosa para ocultar otra dolencia que se sospecha del VIH”. El psicólogo admitió que “no es de extrañar que un una persona que tiene VIH en Chile Oculta tu diagnóstico ya que es muy probable que tengas problemas para encontrar trabajo o incluso pareja.

El problema, sin embargo, surgió cuando Rojas Vade “comenzó a ganar cierta popularidad a partir de esta enfermedad”. Según el experto, el hombre tuvo que abstenerse de asumir la posición de un votante que entró en una falsa historia de vida.

“Existe la posibilidad de que Rojas haya fundado este personaje con fines políticos, económicos o de visibilidad. Usó un diagnóstico ficticio, que en este caso nos hace sospechar que algo anda mal con la perversidad, dijo.

La psicóloga recordó que Rojas Vade llegó a organizar campañas para recaudar fondos para pagar el tratamiento de su presunta enfermedad e incluso encenderla. declaración de activos su deuda de 32 millones de pesos chilenos (más de 42.000 dólares) que atribuyó a “la deuda del tratamiento del cáncer”.

Ahora, para Nicholls, “el hecho de que sea perverso no lo descalifica para ocupar un cargo público”. En este sentido, señaló que en Chile “muchas personas ocupan altos cargos en empresas e instituciones estatales” que cumplen con esta condición.

El psicólogo señaló que, en todo caso, “no es la primera vez que se ve algo así en política”, refiriéndose a “personas que inventan enfermedades para evitar la justicia, como en el caso de (ex dictador chileno Augusto) Pinochet o presos que se encuentran en Punta Peuco por motivos de derechos humanos ”.

Para Nicholls, tanto en Chile como en América Latina, existe una “cultura institucionalizada de obtener ganancias de puestos de alto nivel, tanto públicos como privados”. lograr estas altas posiciones existe una cultura de mentir u ocultar cierta información.

.

“El hecho de que sea común no lo hace menos dañino para una sociedad que intenta deshacerse de estas cosas”, respondió de inmediato.

.

¿Un golpe a la Constituyente?

.

El psicólogo advirtió que el caso de Rojas Vade Cobra especial importancia para la integración de la Convención Legislativa, “un ejemplo surgido de diversas luchas sociales y un estallido social largo, costoso y en el que todos coincidimos en todo el mundo”.

.

Según Nicholls, la mentira de Rojas Vade interfiere con el objetivo de la Asamblea Legislativa de “cambiar un sistema político que era ofensivo y en el que había políticos que nos robaban y engañaban”.

.

El analista concluyó que en este contexto los candidatos a la adhesión a la Convención se presentaron a los chilenos como “figuras políticamente pulcras y sin grandes fallas programáticas” que “pasaron una especie de prueba blanca” para llegar al nuevo organismo.

«Me duele ver que el señor Rojas Vade, que estaba en Plaza Dignidad todos los viernes con un catéter suspendido, con una figura al fondo por la que todos sienten lástima, porque todos conocemos personas endeudadas por enfermedades graves. ”, Se lamentó.

A pesar de considerar “grave” el caso Rojas Vade, Nicholls concluyó que el caso “no oscurece ni distrae el trabajo que Convención de fundaciónque, en condiciones desfavorables, ha producido un gran trabajo hasta ahora “.

.

Esto a pesar de que, según un profesor universitario, la derecha chilena se ha “tragado el cuello” por el asunto Rojas Vade en un intento por deslegitimar el proceso hacia una nueva constitución.

.

Por otro lado, el asunto puede ser un problema para Lista Popular, el grupo que llevó a Rojas Vade a la Asamblea Legislativa y que, según Nicholls, se presenta como “una alternativa un poco más radical a la izquierda guerrillera”.

.

El analista concluyó que una de las debilidades del movimiento integrado por Rojas Vade es “la renuencia a crear una organización propia”, justificada por el rechazo a los partidos políticos tradicionales de izquierda.

.

“Creo que el movimiento social no está perdiendo fuerza, pero este grupo está perdiendo fuerza. Uno esperaría que supieran cómo darle la vuelta al problema y usarlo a su favor, pero en cambio se ve que están apoyando a Rojas Vade sin criticar, lamentó.


Sergio Pintado – Periodista uruguayo. Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de la República del Uruguay, se ha desempeñado como periodista de información y política en medios digitales como el Portal de Montevideo (2011-2019). Desde 2020, dirige el podcast Seguro de Unemployment, un análisis político de Uruguay.


Fundación del diario La Razón es una organización sin ánimo de lucro con el objetivo de “promover el desarrollo de la buena práctica periodística y promover la libertad de expresión, opinión e información desde una perspectiva de derechos humanos”. Tiene su sede en Santiago de Chile.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *