Que el planeta ha dado pasos gigantes para acabar de una vez por todas con el machismo, no hay dudas. Pero por más esfuerzos que se hagan al respecto, cuando se trata del mundo de la construcción el tiempo parece estar detenido, como si hacer mezclas, estucar murallas y poner ladrillos fueran trabajos propios de un club de Toby.

Pero cambia, todo cambia. Y buscando, justamente, cortar las gruesas cadenas de lo masculino, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género (MMEG) acaba de firmar un convenio con SB2 Constructores que pretende asegurar que de acá al 2023 el 30% de los operarios sean mujeres en cada una de sus obras a lo largo del país. De ahí para arriba.

Según datos del 2020 de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), actualmente sólo existe un 13,9% de participación femenina en las distintas faenas. Aparte de lo bajo de la cifra, lo más preocupante es que de ese universo sólo un 57% dice haber aprendido el oficio sola, lo que habla de que los hombres además de cerrados tampoco les gusta compartir el conocimiento cuando se trata de enseñárselo a ellas.

Por lo mismo, el convenio del MMEG con SB2 además de pionera resulta fundamental en en rubro, ya que ambos se comprometieron a no sólo derribar las barreras para que las mujeres ingresen con mayor frecuencia a la construcción,
sino que además se les brinden asesorías técnicas con tal de que las “maestras” puedas certificar su competencia frente a los colegas, sobre todo con los que parece haberse quedado en la época de las cavernas.

Para María José Abud, subsecretaria de la cartera, «es un hito histórico para el rubro y para nuestro ministerio, porque será la primera empresa constructora (SB2) en certificarse bajo la Norma 3262 y uno de los compromisos que asumimos
fue aumentar la participación de las mujeres en rubros tradicionalmente masculinizados. La pandemia ha puesto esta agenda con mayor fuerza sobre la mesa y ha visibilizado brechas históricas que existían entre hombres y mujeres».

Transformación

Diego Sironvalle, gerente general de SB2, afirmó que «la industria de la construcción se está transformando y
lo estamos haciendo para bien, estamos convencidos que los mejores equipos de trabajo parten de la diversidad de sus integrantes».

Scarlett Flores, prevencionista obra La Travesía en SB2, entregó su testimonio de este compromiso: «Mi experiencia como mujer se ha transformado en toda una aventura, de las positivas, obviamente, donde uno aprende de valores y buenas
relaciones, donde existe un respeto hacia la mujer».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *