En medio de la crisis del COVID-19, el número de personas sin hogar se ha disparado en Chile, con más de 81.643 familias en esta situación en 2020. Esto representa un aumento del 73,52% en el número de familias que viven en condiciones de pobreza en 969 campamentos, colindantes con casas de cartón y zinc, en comparación con 2019, excluyendo todos los servicios básicos.

Este es el número más alto desde 1996, dijo el Registro Nacional de Campamentos, elaborado por la Fundación Techo Chile.

Quedó atrás el triunfalismo con el que Cristián Monckeberg asumió como ministro de Construcción de Vivienda en marzo de 2018, al inicio del gobierno de Sebastián Piñera, cuando repetidamente dijo que había venido a entregar “casas, no carpetas”. Tras breves gestiones como Ministro de Desarrollo Social y Secretario General de la Presidencia, ahora se postula para la Convención Constitucional de Renovación Nacional.

Si comparamos las cifras de Techo con el catastro presentado por la cartera de vivienda y urbanismo en 2019, el incremento será de 20,32 en el número de campamentos.

En lo que respecta al acceso a servicios y saneamiento básico en los campamentos del país, la investigación ha demostrado que solo el 6,72% tiene acceso formal al agua.

El mayor incremento se da en las zonas de Arica y Parinacota, donde el número de familias se incrementó en un 243,25%; Metropolitana, con un incremento en el número de familias en un 224,55% y el número de campamentos en un 53,33%; La Araucanía, con un incremento del 315,38% en el número de familias y del 128,57% en el número de campamentos; y Valparaíso, la región de Chile con mayor número de familias.

Si bien el número de personas que viven en los campamentos no ha dejado de crecer, la pandemia ha provocado un aumento sin precedentes debido a los problemas económicos que enfrentan millones de chilenos que han perdido su empleo o reducido sus ingresos en 2020.

Pía Palacios, directora del centro de investigación de Techo Chile, dijo a La Tercera que el 50 por ciento de las familias que llegaron a los campamentos informan haber perdido sus trabajos, caída de ingresos o aumento de alquileres. .

“Lo que propone Techo se ha hecho realidad”, dijo el ministro de Vivienda, Felipe Ward (UDI). En La Tercera admitió que “hay un aumento muy doloroso del número de asentamientos precarios en Chile”. Por ello, propuso “una nueva política habitacional que sea capaz de entregar soluciones en mucho menor tiempo y mejores soluciones, con mejores parcelas y casas ubicadas en el mejor suelo del país”, agregó.

Es poco probable que esta promesa, que no estaba incluida en la política habitacional del gobierno de Piñera, se cumpla en menos de un año hasta el término de la actual administración de derecha.

Santiago, 26 de marzo de 2021

El Federal Online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *