Se anticipan nuevos enfrentamientos entre el gobierno y la oposición en el Congreso chileno en la semana legislativa que comienza hoy debido a las profundas diferencias entre las dos autoridades sobre las distintas leyes en discusión.

El tema clave será la aprobación de un tercer retiro por parte de millones de chilenos del 10 por ciento de sus ahorros para el retiro depositados en administradoras de fondos de pensiones (AFP), lo que es rechazado abiertamente por el ejecutivo hasta el punto de amenazar con impugnarlo ante la Constitución. Tribunal.

El proyecto será discutido mañana en particular por la Comisión Constitucional de la Cámara de Diputados y se espera que sea votado en el Pleno el jueves.

La iniciativa cuenta con el apoyo incluso de legisladores de derecha, y si tuviera éxito en el Sejm, sería una derrota política para el gobierno, que al mismo tiempo – dicen los analistas – está en juego, porque más del 75 por ciento la población apoya la retirada de estas medidas.

Esta medida está catalogada como una solución extrema ya que millones de chilenos tendrán que recurrir a sus propios recursos para enfrentar las penurias económicas provocadas por la pandemia Covid-19, por insuficiente apoyo gubernamental, que además llegan tarde o no llegan a todos los que están en necesitar.

También el jueves está previsto iniciar un debate sobre un proyecto de ley que permitiría establecer un impuesto único a los chilenos con activos superiores a los 20 millones de dólares, que también es rechazado por el gobierno y las fuerzas de derecha.

Además, el próximo lunes, la comisión de trabajo del Senado tendrá que votar en particular sobre la polémica reforma previsional impulsada por La Moneda pero criticada por la oposición, que ha logrado mejorarla en cierta medida a lo largo del proceso parlamentario.

También se espera que haya generado una lluvia de críticas la posición adoptada en estos debates por el nuevo ministro de Trabajo Patricio Melero, cuyo nombramiento la semana pasada en sustitución de María José Zaldívar, quien renunció a los arreglos personales. En los círculos políticos de oposición, describen a Melero como poco dialógico y representativo de los sectores más conservadores, e incluso fuertemente asociado al pinocetismo.

Bárbara Figueroa, presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, señaló que “los que conocemos nuestras posiciones en la Comisión Laboral sabemos de nuestra firme protección al entorno empresarial y el desprecio por el diálogo social”.

Rafael Calcines Armas. El autor es corresponsal en Chile de la Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina.

Santiago, 12 de abril de 2021

El Federal Online / Prensa Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *