los El Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre de 2022 aumentó 5,4% respecto al mismo período del año anterior, informó el Banco Central en su último Informe de Cuentas Nacionales.

Cantidad ligeramente por debajo de las expectativas del mercado, donde indicaron un aumento del 5,7%. Además, esto representa una desaceleración del crecimiento de 7,2% registrado en el primer semestre de este año.

Por mi parte la demanda interna aumentó un 8,7%, impulsada principalmente por el consumo de los hogares y, en menor medida, por la inversión. Por otro lado, las exportaciones netas cayeron como resultado de menores exportaciones y un aumento en las importaciones.

En el informe, el Banco explicó que “Desde el punto de vista de la génesis, las acciones han producido resultados diferentes; Los mayores incidentes se registraron en actividades de servicios, en particular personal, transporte y negocios. Por otro lado, entre las actividades que presentaron caídas, se destacaron la minería y el sector agroforestal.

Aunque desestacionalizada, la actividad económica no ha variado respecto al trimestre anterior, mientras que la demanda interna mostró una desaceleración. Los servicios comerciales y personales se distinguían por su herencia; efecto compensador del crecimiento
trimestral en minería.

En términos del PIB no minero, creció 7,0% respecto al mismo trimestre del año anterior, mientras que en términos desestacionalizados cayó 0,5%.

GASTO INTERNO

Sobre los factores que influyeron en el aumento de la demanda interna, una entidad dirigida por Rosanna Costa Explicó que el consumo ha aumentado “reflejando un mayor gasto de los hogares (7,8%), especialmente en servicios y, en menor medida, en perecederos; en cambio, se redujo el gasto en bienes duraderos”.

A esto se sumaron mayores inversiones, lo que indica que su crecimiento “se basó en la formación bruta de capital fijo (FBCF), que aumentó un 7,3%, impulsada principalmente por las inversiones en maquinaria y equipo”.

Además, señaló que la acumulación de inventarios también contribuyó al crecimiento, “llegando al 1,9% del PIB a precios del año anterior en el transcurso de los doce meses”.

En cuanto al comercio exterior de bienes y servicios, indicó que las exportaciones disminuyeron un 0,3% y las importaciones aumentaron un 10,9%. “En el primer caso, el resultado se explicó principalmente por una menor oferta de cobre; en el segundo se destacaron las mayores importaciones de químicos, combustibles y vestuario”, explicó.

Aunque en términos desestacionalizados, BC indicó que la desaceleración del gasto interno se explica por “el consumo tanto de los hogares como de los gobiernos. Por el contrario, la variación de existencias contribuyó al incremento, compensando parcialmente el efecto anterior.”

“El Ingreso Nacional Bruto Real (INBDR) aumentó un 5,4%, al igual que el PIB. Este resultado eliminó el efecto de mayores transferencias e ingresos del exterior junto con el deterioro de las condiciones comerciales, subrayó.

El informe señala que el ahorro bruto total “ascendió al 26,5% del PBI en términos nominales, compuesto por ahorro interno del 18,0% del PBI y ahorro externo del 8,5% del PBI”, correspondiente a una balanza de pagos deficitaria en cuenta corriente.

Luego explicó que “en línea con la política de revisión de las cuentas nacionales, se revisó al alza la tasa de crecimiento del PIB del primer trimestre del 7,2 al 7,4%. Por su parte, el crecimiento de la actividad económica en el 2T fue 0,3 décimas inferior al del cierre inicial del Imacec (del 5,7% al 5,4%). Lo anterior se ha explicado principalmente por incluir información actualizada en el desarrollo de indicadores de ciclo económico”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *