Su incapacidad para reconocer instrumentos colectivos firmados entre empresas y grupos de trabajadores no constituidos como sindicatos. Ante la falta de procedimientos legales adecuados en la legislación laboral aplicable, la Dirección del Trabajo (DT) planteó.

Autoridad de control e intérprete de las disposiciones que regulan las relaciones laborales individuales y colectivase denunció al respecto en el Dictamen N° 810/15 de 19 de mayo de 2022 suscrito por el Director de Trabajo, Pablo Zenteno.

Junto con plantear tal incompetencia DT También niega que los grupos negociadores puedan acordar extender beneficios en los contratos firmados con sus empresas.

Esta declaración invalida la doctrina contenida en el Dictamen N° 3938/33 de 27 de julio de 2018 y restituye lo expresado en los Dictámenes N° 1163/29 de 13 de marzo de 2017 y N° 2858/79 de 17 de junio de 2017.

En 2016, una resolución de la Corte Constitucional derogó la reforma laboral laboral prevista en la Ley N° 20.940, pero no precisó las formas de negociación, condiciones y requisitos para estos grupos de trabajadores reunidos con el único fin de firmar acuerdos con sus empleadores. . .

SOPORTE LEGAL

Para corroborar su nueva declaración, El DT se sustenta en los Convenios OIT 87 y 98 sobre Libertad Sindical y Derecho a la Negociación Colectiva (aprobados y ratificados por Chile en 1999), la Constitución Política del Estado y el ordenamiento jurídico laboral, en especial el art. 314 y 327 y ss. Del Código del Trabajo.

Por lo tanto, el Director Laboral alega que: “Siempre hemos recordado los principios de la Libertad Sindical y el derecho a la negociación colectiva como método para buscar la equivalencia de poder entre el empleador y los trabajadores”.

Si bien el dictamen reconoce la existencia de grupos negociadores, Pablo Zenteno sostiene que ante la intención de estos grupos de celebrar acuerdos con los empresarios sobre diversas materias, “no existe un procedimiento previsto en el Código del Trabajo, por lo que no somos competentes para indicar esto, y mucho menos determinar las consecuencias jurídicas de ello”, y agregó que en el Poder Legislativo deben establecerse normas precisas al respecto.

Zenteno añadió que la falta de un procedimiento legal para este tipo de negociaciones atípicas y posibles acuerdos hacía imposible calificarlo como “un instrumento colectivo regulado por el Libro IV del Código de Trabajo”.

Finalmente, la sentencia del DT rechaza la posibilidad de acordar prórrogas de beneficios en este tipo de negociaciones, “porque los presupuestos fijados por el legislador en el art. 322 kp no son configurables”. Es decir, la existencia de un sindicato como sujeto de negociación y los correspondientes aportes sindicales de sus afiliados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.